Ir a contenido

Baviera aprueba la ley policial más dura de Alemania

Los agentes podrán actuar antes de que se cometa un delito y espiar a ciudadanos sospechosos

Los aliados de Merkel adoptan la medida para evitar la fuga de votos a formaciones de ultraderecha

Carles Planas Bou

Solicitantes de asilo protestan por las políticas migratorias de Alemania este martes en la ciudad de Manching.

Solicitantes de asilo protestan por las políticas migratorias de Alemania este martes en la ciudad de Manching. / CHRISTOF STACHE (AFP)

Polémica en Alemania después de que este martes el Gobierno ultraconservador de Baviera haya aprobado la ley policial más dura del país. La nueva legislación ampliará los poderes de la policía, que a partir de ahora podrá actuar antes de que se cometa un delito y espiar a ciudadanos supuestamente sospechosos, siempre que un juez lo apruebe.

Antes de esta nueva modificación impulsada por la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), aliados de la cancillera alemana, Angela Merkel, los agentes de seguridad del land más rico de Alemania debían justificar un "peligro concreto" ante los jueces para poder actuar preventivamente. Con el cambio, que modifica eso por una situación de "peligro inminente", la policía de Baviera podrá iniciar esas investigaciones encubiertas sobre diferentes casos. Además también podrá recurrir al análisis del ADN para identificar a esos sujetos.

A pesar de que la CSU se ha servido de su abrumadora mayoría parlamentaria para impulsar la ley, el pasado jueves hasta 30.000 personas salieron a las calles de Múnich para protestar contra una medida que consideran abusiva. Y es que los críticos lamentan que la nueva ley policial utiliza un pretexto de sospecha demasiado vago para interferir tan profundamente en la privacidad de los ciudadanos. Unas críticas que el ministro del Interior bávaro, Joachim Herrmann, impulsor de la medida, no ha dudado en calificar de "propaganda mentirosa".

Sin embargo la nueva ley también incluye un apartado en el que se detalla que un organismo independiente revisará los datos recogidos por la policía y que en caso de afectar a la esfera estrictamente privada de la persona se recomendará no usarla. Además los policías también llevarán cámaras incorporadas a sus uniformes y podrán interceptar correo postal en ese caso de "peligro inminente".

Giro a la ultraderecha

El gesto de los aliados de Merkel supone una clara estrategia de signo electoral. Con los nuevos comicios regionales marcados en el calendario para el próximo 14 de octubre, la CSU quiere evitar a toda costa el debilitamiento de su hegemonía y una fuerte pérdida de votos hacia la formación ultranacionalista xenófoba Alternativa para Alemania (AfD). En las pasadas elecciones federales, la CSU perdió en Baviera un 9,8% de los votos mientras que la ultraderecha creció un 10,5%.

Así, seguridadterrorismo inmigración se ha convertido en un pilar de tres patas sobre el que sustentan una línea política más conservadora de lo habitual y abiertamente crítica con el islam. La CSU representa a su vez la ala más a la derecha de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Merkel. En esa misma dirección el pasado 25 de abril el mismo gobierno regional aprobó que todos los edificios públicos incorporen una cruz como signo de defensa de la "identidad bávara y los valores cristianos", según apuntó el primer ministro bávaro, Markus Söder.

Aunque los conservadores bávaros explotan el mismo sentimiento de inseguridad que ha hecho triunfar a la ultraderecha, irónicamente fue el antiguo primer ministro de Baviera y actual ministro de Interior, Horst Seehofer, quien hace dos semanas tuvo que anunciar que el 2017 fue el año con menos violencia en Alemania desde 1992. Un extremo que no ha evitado que su popularidad se dispare.

Temas: Alemania