Ir a contenido

oenegé en la picota

La directora de Oxfam en Asia admite conocer denuncias pasadas de abusos sexuales de sus empleados

Lan Mercado afirma que los casos, en Bangladés, Filipinas y Nepal, "no son comparables" con lo ocurrido en Haití

Unicef pone en marcha una revisión independiente de sus procedimientos

Europa Press

Una oficina de Oxfam en el centro de Londres.

Una oficina de Oxfam en el centro de Londres. / REUTERS / SIMON DAWSON

La directora regional para Asia de Oxfam InternationalLan Mercado, ha afirmado este miércoles que tiene constancia de denuncias en el pasado sobre abusos sexuales que afectan a la organización en el continente. Mercado ha indicado en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC que estos casos tuvieron lugar en Bangladés, Filipinas Nepal antes de que asumiera el cargo hace dos años.

Sin embargo, ha recalcado que la escala de estas prácticas "no es comparable" con lo ocurrido en Haití, donde miembros de la oenegé han sido acusados de contratar prostitutas con dinero de la organización. Así, ha dicho que tiene constancia de casos similares en Asia con trabajadores de Oxfam implicados entre el 2009 y el 2013, que no salieron a la luz y fueron abordados de forma interna "según políticas específicas".

La reputación y el silencio

"Haití nos han enseñado que tenemos que hacer mucho más", ha manifestado Mercado, quien ha recalcado que deben realizarse esfuerzos para alertar a las autoridades y otros empleados sobre estas acusaciones. "Es una práctica que debemos comenzar. Lo curioso es que casos así son considerados como riesgos para la reputación, cuando la forma de gestionar estos riesgos es no guardar silencio. Tenemos que pensar en la reputación del sector en su totalidad", ha argumentado.

El Gobierno británico ha amenazado con poner fin a la entrega de fondos a Oxfam por las acusaciones de conducta sexual inapropiada en Haití y Chad. Personal de alto nivel ya ha dejado la organización y la amenaza de perder su derecho a operar en Haití ha aumentado la presión sobre Oxfam.

Llueve sobre mojado

Roland van Hauwermeiren, el antiguo responsable de Oxfam en Haití en el epicentro de la polémica, ya había sido apartado previamente por otra oenegé siete años antes por una conducta similar, según informó el martes la agencia de noticias IRIN. Malik Miller, una antigua compañera suya en la oenegé británica Merlin, que posteriormente se fusionó con Save the Children, relató a la agencia especializada en información humanitaria que cuando trabajó con él como su asistente en Liberia en el 2004 llamó la atención sobre su conducta, lo que generó una investigación interna de la oenegé.

Uno de los miembros del equipo que llevó a cabo la investigación ha contado a IRIN que se llegó a la conclusión de que el equipo directivo en Liberia, con Van Hauwermeiren al frente, había pagado por sexo y había usado los vehículos de las oenegés para trasladar a mujeres y las viviendas para el personal para celebrar fiestas con prostitutas y mantener relaciones con ellas. Estas acusaciones son las mismas que provocaron la salida de Van Hauwermeiren de Oxfam, de la que era director en Haití tras el terremoto del 2010, según sacó a la luz la semana pasada 'The Times'.

Oxfam ha reconocido que "el comportamiento de algunos miembros del personal en Haití fue totalmente inaceptable" y ha destacado que inició una investigación interna para llegar "hasta el fondo" del asunto e informó al Parlamento y a la agencia de cooperación británica (DFID), así como a otros donantes, como la UE y la ONU.

Revisión independiente

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ha asegurado este miércoles "actuar con determinación" para hacer frente a la explotación sexual de niños, y ha desvelado que ha puesto en marcha una revisión independiente de sus procedimientos.

"La explotación sexual y el abuso de niños bajo cualquier circunstancia son condenables. Ninguna organización es inmune a este flagelo y estamos trabajando continuamente para abordarlo mejor", ha dicho la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta H. Fore.

"Cuando se trata de la protección de los niños, estamos decididos a actuar con determinación. No hay lugar para la complacencia", ha resaltado en su comunicado, en el que ha indicado que ha puesto este tema como prioridad en la agenda de la organización y que hará públicas las recomendaciones que se desprendan de la revisión independiente que ha ordenado.

Investigación del personal

"Mi equipo también está explorando formas de utilizar la tecnología para evaluar rápidamente los riesgos de la explotación sexual y del abuso y facilitar la presentación de denuncias confidenciales y seguras por parte de las víctimas", ha indicado Fore. "Comenzando en lugares donde el riesgo de explotación y abuso sexual es mayor, estamos implementando una investigación más rigurosa de todo el personal y mejorando la seguridad y protección de los niños en nuestras operaciones", ha reiterado.

En este sentido, Fore ha recalcado que Unicef ha hecho que la denuncia de explotación y abuso sexual sea obligatoria, ampliado la asistencia a víctimas, desplegado mecanismos de denuncias comunitarias, fortalecido la unidad de investigación y hecho que la formación sobre la prevención de la explotación y el abuso sexual sea obligatoria.