Ir a contenido

RELEVO HISTÓRICO

Emmerson Mnangagwa jura como nuevo presidente de Zimbabue

El exvicepresidente sustituye al dimitido Robert Mugabe, obligado a renunciar después de 37 años de Gobierno autoritario

El Periódico / Harare

Emmerson Mnangagwa, junto a su esposa, Auxilia, a su llegada a la ceremonia de investidura, en Harare, el 24 de noviembre.

Emmerson Mnangagwa, junto a su esposa, Auxilia, a su llegada a la ceremonia de investidura, en Harare, el 24 de noviembre. / AP / BEN CURTIS

El exvicepresidente Emmerson Mnangagwa ha jurado este viernes como presidente provisional de Zimbabue, en sustitución de Robert Mugabe, después de la dimisión del veterano líder el pasado martes tras la toma del control del país por parte de los militares.

La jura se ha celebrado en un estadio de Harare, la capital del país, en una ceremonia de gran ambiente festivo a la que han asistido miles de personas que esperaban expectantes la llegada del flamante presidente.

Entre vítores del público asistente, Mnangagwa ha prometido que "servirá" al país y a su Constitución, y que fomentará lo que sirva a Zimbabue para "avanzar" a la vez que luchará contra "lo que le pueda perjudicar".

"Protegeré y promoveré los derechos del pueblo de Zimbabue, llevaré a cabo mis deberes con toda mi fortaleza y con mis mejores capacidades", ha agregado. Posteriormente, le han jurado lealtad los altos mandos de las fuerzas de seguridad del Estado.

Abucheos al jefe de la Policía

Algunos de ellos lo hicieron entre fuertes abucheos, como el jefe de la Policía, cuerpo al que se acusó de estar vinculado a los aliados políticos de Grace Mugabe, cuya ambición por escalar hacia el poder es señalada como principal detonante de la crisis que acabó con la dimisión de su marido tras 37 años en el poder.

La ceremonia contó con la presencia de representantes internacionales, como el ministro de Telecomunicaciones de Sudáfrica o el presidente de Botsuana, Ian Khama. También hubo representación de otros países de la región, como Zambia Namibia.

Inmunidad y seguridad jurídica

Quien no acudió es Robert Mugabe, tal y como había anticipado ayer que seguramente ocurriría el secretario de Prensa, George Charamba. Mugabe y Mnangagwa se reunieron ayer para discutir detalles sobre la transición, y al parecer, acordaron que el expresidente tenga inmunidad y permanezca en Zimbabue, según ha informado hoy el diario local 'NewsDay' tras consultar fuentes políticas. Las mismas fuentes aseguran también que el trato alcanzado incluye garantías de seguridad jurídica para su esposa, Grace Mugabe.

Tampoco se tomarán acciones, de acuerdo con las fuentes, contra los negocios del veterano líder, de 93 años, que ostentó el poder en Zimbabue durante 37 años. Por el contrario, el futuro es incierto para los ministros y aliados políticos de Grace Mugabe (la facción conocida como G40) que ya fueron detenidos, como el de Educación Superior, Jonathan Moyo.

Los proclives a la caída de Mugabe, así como los mandos militares, se estuvieron refiriendo a ellos como "criminales" del entorno del presidente durante los días que duró la crisis en Zimbabue.

Levantamiento militar

De hecho, la influencia de estos supuestos "criminales" sobre el presidente y el daño que habían hecho a la economía y el bienestar del país fueron aducidos como principales motivos del levantamiento militar contra el Gobierno de la semana pasada y de la destitución de Mugabe como líder de su propio partido, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF).

La garantía de inmunidad podría descartar que el expresidente opte por exiliarse del país con su esposa, algo sobre lo que se había especulado intensamente en los últimos días, con destinos posibles que iban desde la vecina Sudáfrica Singapur (donde posee activos y adonde viaja a menudo para recibir tratamiento médico).

0 Comentarios
cargando