Ir a contenido

CRÍMENES DE GUERRA EN LA EX-YUGOSLAVIA

El exgeneral Ratko Mladic, condenado a cadena perpetua por genocidio

El militar serbobosnio estaba acusado de la masacre de Srebrenica y de crímenes de guerra y contra la humanidad durante el sangriento conflicto de Bosnia

El Periódico / La Haya

Las mujeres reaccionan mientras miran una transmisión televisiva del juicio contra Ratko Mladic en el Memorial Center Potocari cerca de Srebrenica, (Bosnia y Herzegovina). / DADO RUVIC (REUTERS)

Las mujeres reaccionan mientras miran una transmisión televisiva del juicio contra Ratko Mladic en el Memorial Center Potocari cerca de Srebrenica, (Bosnia y Herzegovina).
Las mujeres reaccionan emocionadas tras conocer la sentencia contra Ratko Mladic en el Memorial Center Potocari cerca de Srebrenica, (Bosnia y Herzegovina).
Una mujer escribe en un libro dentro de un monumento itinerante llamado Prijedor 92 frente al Tribunal Yugoslavo de Crímenes de Guerra, mientras espera que se pronuncie el veredicto en el juicio por genocidio contra Ratko Mladic.
Foto tomada con un efecto de zoom de un grafiti del exlider militar serbobosnio.

/

El exgeneral serbobosnio Ratko Mladic, conocido como ‘el carnicero de Srebrenica’, ha sido condenado este miércoles a cadena perpetua por el Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia (TPIY), que le consideró culpable de genocidio crímenes contra la humanidad durante la sangrienta guerra de Bosnia (1992-1995). Más de 20 años después, el veredicto del TPIY -calificado de “victoria trascendental” por la ONU- ha considerado a Mladic culpable de 10 de los 11 cargos que se le imputaban. La sentencia pone punto final al funcionamiento del TPIY, que será disuelto a finales de año después de haber juzgado y encarcelado en las últimas dos décadas a decenas de criminales de las guerras de los Balcanes.

Según los jueces del TPIY, Mladic, que ahora tiene 74 años, contribuyó “significativamente” a la eliminación de musulmanes croatas bosnios entre mayo de 1992 y noviembre de 1995, periodo en el que el tribunal consideró demostrado que el acusado era el comandante en jefe de las fuerzas serbobosnias. Mladic “era totalmente consciente”, según el TPIY, de las deportaciones, las detenciones forzadas, los asesinatos y la persecución de musulmanes que se cometieron en varias localidades de Bosnia.

El tribunal le ha condenado especialmente por su papel en el asedio de Sarajevo y la masacre de Srebrenica. El acusado, según los jueces, “compartía la intención del objetivo final” de exterminar a los habitantes musulmanes de Srebrenica, genocidio en el que fueron asesinados al menos 8.000 varones musulmanes y otros miles sufrieron saqueos y violaciones.

Enclave protegido por la ONU

La masacre de Srebrenica, la peor matanza cometida en Europa tras la segunda guerra mundial, tuvo lugar en julio de 1995 después de que las tropas serbobosnias tomaran aquel enclave oriental, cerca de la frontera con Serbia, protegido por cascos azules holandeses. “Regalemos la Srebrenica serbia al pueblo serbio. Ha llegado el momento de vengarnos de los ‘turcos’ [nombre despectivo para los musulmanes]”, proclamó en aquellos días Mladic.

La sentencia considera probado que el exgeneral “propuso y ordenó personalmente” los bombardeos y disparos indiscriminados de francotiradores contra civiles en Sarajevo, capital que las tropas serbobosnias mantuvieron sitiada durante tres años y medio. Su intención en Sarajevo, agregó el juez Alphons Orie, era “destruir” a sus habitantes, impedirles el acceso al agua, comida y electricidad, y que los civiles “vivieran en una situación de estrés y asedio” que provocara el terror entre la población.

Con el asedio se lograba “un objetivo común compartido” entre “un grupo de criminales” –afirmó Orie- que buscaba “limpiar” Sarajevo de habitantes musulmanes. En aquel sitio cruel murieron más de 10.000 personas, entre ellas unos 1.500 niños. También en Sarajevo se grabaron sus palabras, que sirvieron como prueba ante el TPIY, ordenando a la artillería serbobosnia que rodeaba la capital: “Disparen a Velusice [suburbio sarajevita]. Allí no hay muchos serbios”. Cuando representantes de EEUU y la OTAN amenazaron en 1994 con bombardear las posiciones serbias, Mladic respondió: “¡Entonces yo bombardearé Londres!”.

Bombardeos y violaciones

El juez Orie enumeró otros ejemplos de los crímenes cometidos por Mladic y sus soldados, como el incidente en el Puente Brhpolje, en 1992, en el que los musulmanes detenidos fueron obligados a saltar al río mientras los soldados serbios les disparaban. Murieron 22 hombres, y solo uno logró sobrevivir. También relató el caso de una mujer que circulaba por las calles de Sarajevo cuando recibió el disparo de un francotirador y la misma bala, que le atravesó el vientre, alcanzó en la cabeza a su hijo, que no sobrevivió. El magistrado mencionó igualmente “las brutales y sistemáticas violaciones” a las que fueron sometidas las mujeres musulmanas, incluidas niñas de 12 años, detenidas por los serbios en Bosnia.

Mladic no estuvo presente en la lectura final del veredicto, ya que sufrió una “crisis de hipertensión” mientras lo escuchaba y pidió a gritos un aplazamiento, lo que provocó que el juez le expulsara de la sala. Fue el último de sus intentos por retrasar un juicio caracterizado por sus problemas de salud y su insistencia en defender sus crímenes como actos de defensa del pueblo serbio. Durante los cinco años de proceso, siempre mantuvo su inocencia de todos los cargos, asegurando no haber dado las órdenes mencionadas o que los soldados actuaron por su propia cuenta.

La cadena perpetua de Mladic, uno de los tres arquitectos de la limpieza étnica en Bosnia junto al expresidente serbio Slobodan Milosevic y el líder político serbobosnio Radovan Karadzic, fue recibida con alegría por las víctimas de Srebrenica. “He hablado con varias personas, estaban con lágrimas de alegría. Se han olvidado por un momento del mal que nos ocurrió para mostrar la satisfacción por lo que a él le ha pasado hoy”, declaró Camil Durakovic, exalcalde de la ciudad y superviviente del genocidio. El Gobierno bosnio dijo confiar en que la sentencia sea un mensaje para los que aún buscan la división en los Balcanes. En cambio, los actuales líderes de los serbios de Bosnia, que aún consideran a Mladic un “héroe”, la calificaron de “parcial y políticamente motivada”, y negaron que pueda contribuir a la reconciliación del país, evidenciando una vez más la profunda división que subsiste en la republica balcánica.