EMBROLLO JUDICIAL Y DIPLOMÁTICO

Hamza Yalçin: "España es utilizada como un instrumento en esta injusticia"

El periodista preso en Brians y reclamado por Turquía pide en una carta su puesta en libertad

El activista niega las acusaciones y asegura que Erdogan le persigue por motivos políticos

Protesta en Estambul contra la detención de Yalçin, el 13 de agosto.

Protesta en Estambul contra la detención de Yalçin, el 13 de agosto. / AFP / OZAN KOSE

3
Se lee en minutos
Júlia Regué / Barcelona

A la espera de que las autoridades turcas formalicen su demanda de extradición y de que la Audiencia Nacional resuelva su recurso de apelación solicitando la libertad condicional, el periodista kurdo-sueco Hamza Yalçin rompe su silencio desde la cárcel. En una carta que publica EL PERIÓDICO, Yalçin califica de "contrario a los derechos humanos" que España le haya encarcelado por sus "actividades políticas" y se prepare para extraditarle, y reclama su puesta en libertad. 

"Me resulta difícil comprender a las autoridades de España", afirma Yalçin, quien sostiene que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, "es conocido mundialmente por su intolerancia extrema con la prensa independiente" y con sus opositores. "Me sorprendió que España ayudara a Turquía en este asunto", añade el periodista, crítico también con la pasividad mostrada hasta ahora por las autoridades suecas, que todavía no han comparecido ante la Audiencia Nacional para oponerse a su extradición: "Esperaría que el Gobierno de Suecia, país al que llegué como refugiado político y del que ahora soy ciudadano, protegiera decididamente su propia soberanía y sus valores democráticos".

Una organización inexistente

"Resulta que Erdogan me declaró terrorista porque escribía y hablaba en su contra, y avisó a la Interpol para que me capturaran y me entregaran". Así arranca el relato de Yalçin, quien seguidamente desgrana los pormenores de su detención, el pasado día 3 en el aeropuerto de El Prat, los interrogatorios policiales y su traslado a la cárcel de Brians 1, donde asegura que al llegar fue golpeado por los guardias. "Recibí la 'formación básica' sobre cómo me tendría que comportar", asegura el periodista, quien finalmente optó por no denunciar los hechos. "Para mí es suficiente que se entienda que estas prácticas son incorrectas", resuelve. 

Yalçin niega una a una las acusaciones de Turquía, como la de ser el secretario general del Movimiento de Resistencia del Frente/Partido de Liberación del Pueblo de Turquía (THKP-C), una organización que según el periodista "no está activa desde el 1972", cuando fue asesinado su líder, Mahir Çayan. "El hecho de que yo admire a Çayan no demuestra que sea miembro del THKP-C. También admiro a Espartaco, Fidel Castro, el Che Guevara (...)", ironiza. 

Sí reivindica su pertenencia al Movimiento de Educación y Solidaridad –al que el Gobierno turco atribuye "actividades terroristas"–, y su apuesta por "formar una unión entre socialistas, kemalistas demócratas y el movimiento kurdo".  "Soy un luchador por la libertad que utiliza herramientas y medios pacifistas", se defiende el intelectual kurdo. "El problema es que soy un activista a quien Erdogan considera perjudicial para su poder", mantiene.

"Erdogan está dispuesto a iniciar una guerra civil"

Noticias relacionadas

Yalçin define a Erdogan como "uno de los dictadores más peligrosos que ha existido en el mundo", y asegura que encarcela a sus opositores "para proteger y fortalecer su poder". "Está dispuesto a iniciar una guerra civil para eliminar a la oposición", asegura. El periodista afirma que la justicia turca "nunca ha sido independiente", pero que el Gobierno de Erdogan "conserva todas las cosas malas de los anteriores y además las está aumentando". "El Estado está bajo el control de una sola persona (...). Erdogan me quiere castigar y hace que la Interpol me persiga sin ninguna prueba. España es utilizada como un instrumento de esta injusticia", concluye un Yalçin "orgulloso de ser el objetivo de los opresores".

El periodista fue detenido en virtud una orden internacional de la Interpol a petición de Turquía, que le acusa de "insultos al presidente" y de "vínculos con el terrorismo". Las autoridades turcas disponen de un plazo de 40 días, que expira el 11 de septiembre, para sustentar su petición de extradición, sobre la que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional deberá pronunciarse y el Consejo de Ministros tendrá la última palabra. La misma sala debe resolver en breve el recurso de apelación de Yalçin pidiendo su libertad, a la que el fiscal se opone, a diferencia de lo ocurrido en el caso del escritor turco-alemán Dogan Akhanli, detenido también en España por orden de Ankara. Para Yalçin, "si hay alguien que tiene que ser buscado, detenido y juzgado, esta persona es Erdogan" .