EMBROLLO JUDICIAL Y DIPLOMÁTICO

Libertad condicional para el escritor turcoalemán detenido en España

Merkel aplaude la excarcelación de Dogan Akhanli y reclama a Erdogan que "no abuse" de la Interpol

Dogan Akhanli, en una foto del 2010.

Dogan Akhanli, en una foto del 2010. / EFE / TOLGA BOZOGLU

2
Se lee en minutos
Júlia Regué / Barcelona

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha otorgado este domingo la libertad condicional al escritor alemán de origen turco Dogan Akhanlidetenido el sábado en Granada por una orden de arresto internacional de la Interpol a instancias de Turquía. El Gobierno alemán había pedido este mismo domingo a España que no acceda a la extradición de Akhanli a Turquía, que le acusa de "pertenencia a banda armada y terrorista".

La cancillera alemana, Angela Merkel, se ha felicitado por la excarcelación del escritor –que deberá permanecer en Madrid– y ha reclamado a Turquía que no "abuse" de la Interpol. Su ministro de Asuntos Exteriores, Sigmar Gabriel, ha expresado su "plena confianza en la justicia española" y en sus "amigos y socios del Gobierno español". "Sería nefasto que Turquía lograra también en la otra punta de Europa que las personas que alzan su voz contra el presidente Erdogan acaben en la cárcel", ha advertido.

Intercesión telefónica

El jefe de la diplomacia alemana intercedió personalmente en favor de Akhanli ante  su homólogo español, Alfonso Dastis, a quien transmitió su petición de que el autor no sea extraditado a Turquía y de que Alemania sea incluida en el proceso. Akhanli, de 60 años y estudioso del genocidio armenio, se exilió de Turquía en 1991. Desde entonces reside en Colonia, y tiene la nacionalidad alemana.

Mientras, el periodista sueco de origen kurdo Hamza Yalçin, detenido en el aeropuerto de El Prat el pasado 3 de agosto también a petición de Turquía, permanece en la cárcel de Brians. Su defensa, que ya presentó un recurso de apelación solicitando su libertad condicional, cree que la diferencia del trato a uno y otro se debe al distinto talante de los jueces de la Audiencia Nacional que instruyen las respectivas causas. En el caso de Akhanli, sostiene, el juez Andreu ha valorado otras circunstancias, entre ellas la "reiterada vulneración de derechos humanos en Turquía", a partir de un informe que se encargó para el 'caso Yalçin' a la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información.

En cambio, el juez Ismael Moreno "no cuestionó en ningún momento la orden de Interpol" de detención de Yalçin, sino todo lo contrario, "trató de asegurar la eficacia de una eventual extradición", aseguran los abogados del periodista.

Precedente

La otra diferencia entre ambos casos es la presión ejercida por Alemania. "En cualquier caso, cuando la diplomacia es clave es en el momento de decidir sobre la demanda de extradición", que debe validar el Consejo de Ministros, explican.

Noticias relacionadas

De todas formas, la defensa de Yalçin celebra que la libertad condicional de Akhanli "siente un precedente" que permita ejercer "más presión para la liberación " de su cliente sobre la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que resolverá el recurso presentado. 

La papeleta para la justicia y la diplomacia españolas no va a ser sencilla, entre otros motivos por el deterioro de las relaciones entre Berlín y Ankara, que se ha ido agravando tras la detención en Turquía de varios ciudadanos alemanes a raíz del golpe de estado fallido del 2016. Erdogan ha vuelto a levantar ampollas este domingo al reiterar su llamamiento a la nutrida comunidad turca en Alemania a dar "una bofetada" a los partidos de la coalición de gobierno en las elecciones de septiembre.