Ir a contenido

CUMBRE DE HAMBURGO

Trump aparta a EEUU de la senda mundial del clima y el libre comercio

El comunicado del los líderes mundiales ampara el uso de barreras comerciales en "legítima defensa"

La presidencia de Donald Trump abre grietas en el consenso de las potencias económicas

Rosa María Sánchez Carles Planas Bou

La cancillera alemana Angela Merkel y el presidente Donald Trump en un momento de la cumbre del G20.

La cancillera alemana Angela Merkel y el presidente Donald Trump en un momento de la cumbre del G20. / SEAN GALLUP POOL (EFE)

La décimosegunda cumbre del G20 desde el estallido de la crisis financiera ha concluido este sábado en la ciudad alemana de Hamburgo con dos graves heridas en su historial, fruto de la irrupción en escena del presidente de los Estados Unidos Donald Trump. En su comunicado final, el G20 certifica el abandono de EEUU del Acuerdo de París contra el cambio climático y, aunque promueve "la lucha contra el proteccionismo" en el comercio internacional, abre una rendija a la imposición de barreras en el comercio internacional "en legítima defensa".

"Desafortunadamente no hemos llegado a un consenso, pero no se trata de camuflar el disenso, sino de mencionarlo claramente”, ha apuntado la líder alemana, quien ha ejercido de anfitriona, en alusión al imposible acuerdo climático. Para poder lograr la firma unánime del documento, las mayores potencias industrializadas del mundo han tenido que ceder y hacer dos importantes concesiones a Trump.

TODOS CONTRA EEUU

Como ya se evidenció en la cumbre del G7 celebrada en la ciudad italiana de Taormina, en materia climática las potencias han trabajado en un sistema “todos contra los Estados Unidos”, como ha reconocido la cancillera. La primera de las concesiones ha sido en ese sentido, ya que por primera vez el texto incluye dos posiciones distintas. Así, la decisión estadounidense de abandonar el Acuerdo de París queda plasmada a parte mientras que se subraya el compromiso de todos los demás, que bien podrían conocerse como G19, con un acuerdo “irreversible”.

Incluso el presidente chino, Xi Jinping, ha garantizado que su país, el mayor emisor de partículas de dióxido de carbono a la atmósfera, cumplirá por completo con sus obligaciones fijadas en el histórico acuerdo. China, reconvertida en uno de los mayores impulsores mundiales de la energía verde, fue el último país junto a los EEUU en asumir el acuerdo contra la emisión de gases en el 2016.

Por su parte, el flamante presidente francés Emmanuel Macron ha asegurado que tanto Francia como China están “unidos” en la lucha contra el cambio climático y ha aprovechado para anunciar que el próximo 12 de diciembre acogerá en París una cumbre para abordar una mayor financiación global para beneficiar el clima. Mientras Macron y la primera ministra británica Theresa May se han mostrado optimistas sobre un posible retorno de los EEUU al acuerdo, Merkel lo ha descartado.

LEGÍTIMA DEFENSA

Como segunda concesión a Trump, la tradicional defensa del libre comercio de los líderes capitalistas y de los de China y Rusia ha tenido que encajar una grave grieta al reconocer a los países la utilización de “instrumentos de legítima defensa comercial”. “Este es el peaje que tenemos que aceptar para llegar a un acuerdo”, ha reconocido con expresión de disgusto un alto miembro de la delegación española.

Es la primera vez en la historia del G20 que se incluye una mención a este tipo de escudos defensivos de la política comercial en los que, según se interprete, podrían tener cabida desde unos aranceles contra la importación de acero europeo, como ha amenazado Trump, hasta otros recargos contra la entrada de productos subvencionados, como hace la Unión Europea (UE) frente a China. “Ha sido el tema más intenso”, ha confesado Merkel.

Precisamente, en el conflicto del acero la canciller se ha mostrado satisfecha de que se haya instado a un órgano multilateral sectorial a que analice la situación para que en noviembre presente un informe con "soluciones concretas". Esta vía podría servir para encarrilar el riesgo de una guerra comercial entre los EEUU y la UE en la que Alemaniaprimera potencia exportadora, podría verse severamente afectada.

ACUERDOS COMERCIALES

En la mención a los “instrumentos legítimos de defensa comercial” incorporada en el comunicado final del G20 no solo cabe el lema “América primero” de Estados Unidos; otros países también se encuentran cómodos con la bendición de las barreras comerciales defensivas, empezando por China y terminando con el propio presidente de Francia, Emmanuel Macron, que ha acuñado su propio lema en la frase “la Europa que protege” en demanda de restricciones a la inversión extranjera en Europa.

“Hemos enviado un claro mensaje al mundo en el sentido de que no vamos a permitir que otras naciones tomen ventaja sobre nosotros por más tiempo”, ha proclamado Trump en su mensaje semanal a los ciudadanos estadounidenses, difundido a través de Youtube. En esta alocución Trump reafirma la salida de EEUU del Acuerdo del Clima, el abandono del acuerdo comercial del Pacífico y la decisión de renegociar el tratado de libre comercio con México y Canadá (NAFTA) que demonizó en campaña. Las charlas sobre el acuerdo podrían empezar en agosto, según avanzaron el propio Trump y el presidente mexicano Enrique Peña Nieto en una reunión bilateral del viernes.

0 Comentarios
cargando