14 jul 2020

Ir a contenido

Macron se erige en el defensor de los valores republicanos frente a Le Pen

El exministro francés de Economía y serio aspirante al Elíseo ofrece un gran mitin en Lyon ante 16.000 personas

Este domingo serán la líder ultraderechista y el líder de Francia insumisa, Jean-Luc Melénchon, los candidatos presentes en Lyon

Eva Cantón

Emmanuel Macron, durante su intervención Lyon,

Emmanuel Macron, durante su intervención Lyon, / REUTERS / ROBERT PRATTA

El exministro francés de Economía y candidato a las elecciones presidenciales del próximo mayo, Emmanuel Macron, subió este sábado al estrado del Palacio de Deportes de Gerland de Lyon con el viento de los sondeos a favor y entre vítores de ‘Macron presidente’. 

Antes de entrar en el recinto ya había cogido el micrófono para dirigirse a unos 8.000 simpatizantes que no pudieron acceder al pabellón, a rebosar de jóvenes. “Podréis decir ‘yo estuve allí’", lanzó como para subrayar la dimensión histórica de un mitin al que acudieron 16.000 personas, según los organizadores.

En casi dos horas de discurso hubo pocas propuestas concretas y muchas referencias a los valores republicanos -libertad, igualdad, fraternidad- en torno a los cuales Macron pretende vertebrar un programa que no es “ni de izquierdas ni de derechas, sino de izquierdas y de derechas”. Un ideario y con el que se erigió en la mejor opción para detener a la ultraderechista  Marine Le Pen, a quien todas las encuestas sitúan en la segunda vuelta de las presidenciales.

En Lyon, Macron rindió homenaje a personalidades de todo el espectro ideológico -desde Mitterrand a Chirac pasando por el general De Gaulle- para mostrar que en los momentos difíciles Francia sale adelante cuando supera la tradicional división entre izquierda y derecha.

CRÍTICAS A LOS OPONENTES

También arremetió, sin citarlos, a todos sus competidores en la carrera al Elíseo. “Nosotros defendemos y defenderemos el trabajo”,  proclamó aludiendo al salario universal,  la medida estrella del aspirante socialista, Benoît Hamon. “Me opongo a un proyecto que ofrece vivir en la ociosidad”, dijo.

Atacó igualmente a François Fillon, el candidato conservador en plena tormenta por los supuestos empleos ficticios de su mujer. “No podemos defender las costumbres de un sistema político que debilita la democracia. Nuestro combate será el de restaurar la dignidad de la vida pública”, señaló.  

Y tuvo las palabras más duras para el Frente Nacional. “Algunos pretenden hablar en nombre del pueblo, pero no son más que ventrílocuos. Traicionan la libertad limitando nuestros horizontes. Traicionan la igualdad decretando que algunos son más iguales que otros. Traicionan la fraternidad porque odian a quienes no se les parecen”, exclamó en medio de un coro de ovaciones.

También advirtió de que hay que evitar que la desafección de la política beneficie al Frente Nacional. “Se instala una lepra democrática, una desconfianza contra la que debemos luchar porque nuestro combate es restaurar la dignidad de la vida pública”.

ANTISISTEMA RESPETABLE

El líder de ‘En Marcha’, el movimiento que creó en abril del 2016 para competir por el Elíseo fuera de un partido político tradicional, dice no aceptar el orden establecido y querer dotar a la vida política de nuevas reglas. Una especie de antisistema respetable que se dirige, sobre todo, a las clases medias urbanas.

Exbanquero, ministro ‘estrella’ y antiguo protegido de François Hollande, Macron se lanzó el pasado año en solitario a la carrera presidencial. Hace unos meses, cuando el candidato de la derecha, François Fillon, era el favorito para llegar al Elíseo, Macron aparecía sólo como el tercer clasificado.

Sin embargo, el escándalo que atenaza al líder de Los Republicanos -cuya candidatura está cada día más en el aire- y el giro a la izquierda del Partido Socialista con Benoît Hamon como cabeza de cartel, ha arrastrado al campo de Macron a muchos electores potenciales.  

El líder de ‘En Marcha’ suma cada vez más militantes y el acto político de Lyon ha sido toda una exhibición de músculo a 78 días de las elecciones presidenciales. No obstante, habrá que esperar hasta primeros de marzo para conocer su programa político.

Este sábado ha expuesto medidas ya avanzadas anteriormente, como contratar 10.000 policías y gendarmes, rebajar la presión fiscal a las empresas o aumentar hasta el 2% el presupuesto de defensa.  

"GANAR LA ESPERANZA"

Macron ha sido muy ovacionado cuando lanzó un llamamiento a los investigadores y universitarios hoy amenazados por las políticas del presidente norteamericano Donald Trump. “Tenéis hoy y tendréis a partir de mayo una patria: Francia”, les ha dicho.

“Vivimos un momento histórico. Tenemos una responsabilidad inmensa. Nos quedan 78 días para ganar, para hacer lo que nunca se ha hecho antes: ganar la esperanza”, ha clamado ante una multitud entregada.

Un sondeo realizado por BVA-Salesforce y difundido este sábado le da a Macron una intención de voto del  22%  situándole como ganador frente a Marine Le Pen, con un 66%, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 7 de mayo.

Lyon se ha convertido este fin de semana en el epicentro de la campaña presidencial francesa. Además del mitin de Macron, la ciudad del sureste francés espera este domingo la presencia de la ultraderechista Marine Le Pen y del líder de Francia insumisa, el izquierdista Jean-Luc Melénchon.