Ir a contenido

PACTO CONFIRMADO EN BRUSELAS

La Unión Europea y Cuba abren una nueva página en sus relaciones

La jefa de la diplomacia europea y el ministro de Exteriores cubano firman el acuerdo bilateral que pone fin oficialmente a dos décadas de bloqueo

Silvia Martinez

Bruno Rodríguez (izq) y Federica Mogherini, en su rueda de prensa conjunta en Bruselas, este lunes.

Bruno Rodríguez (izq) y Federica Mogherini, en su rueda de prensa conjunta en Bruselas, este lunes. / AP / VIRGINA MAYO

La Unión Europea y Cuba han abierto este lunes oficialmente un nuevo capítulo en sus relaciones bilaterales con la firma del acuerdo de diálogo político y cooperación que cerraron en marzo pasado y que pone fin a la posición común que desde hace dos décadas condicionaba y limitaba las relaciones con La Habana.

“Cuba está cambiando profundamente. Reconocemos que hay cambios, y queremos acompañarlos y llevar la relación a un nuevo nivel”, ha dicho la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, durante una breve ceremonia. “Con buena voluntad y reciprocidad es posible avanzar en beneficio mutuo por encima de las diferencias”, ha subrayado por su parte el ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez. Ambos se han mostrado convencidos de que sea cual sea la política del futuro presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no afectará a sus relaciones bilaterales.

El nuevo marco de relaciones gira en tres ámbitos: un impulso al diálogo político, con cuestiones como los derechos humanos, la inmigración o las armas de destrucción masiva; una cooperación sectorial que identifica sectores en los que cooperar como el medio ambiente, la gobernanza, la sociedad civil o los derechos humanos; y una cooperación comercial enfocada en la economía, las inversiones, la cooperación aduanera o la facilitación de los intercambios.

“Es un día muy importante para la UE y para Cuba. Estamos muy contentos de que se pueda dar este paso. A partir de la firma va a aplicarse provisionalmente una parte importante del acuerdo y confiamos en que la ratificación de los estados miembros se produzca lo antes posible”, ha explicado el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis. El hecho de que el acuerdo sea un tratado mixto obliga a que sea ratificado no solo por la UE -Consejo y Eurocámara- sino por todos los estados miembros. Un obstáculo que España confía en superar sin problemas siempre que no haya retrocesos en materia de derechos humanos en Cuba.

RESPETO DE LOS DERECHOS HUMANOS

“Esperamos que el gobierno cubano no tome derivas que vayan en contra de algo que ellos mismos han suscrito”, ha manifestado Dastis. La UE y Cuba ya han mantenido hasta ahora, según Mogherini, dos rondas de diálogo sobre derechos humanos en las que han abordado cuestiones de importancia para ambos. “Son temas que hoy no hemos tratado pero anticipo que el camino que nos ha traído a este acuerdo es el del absoluto respeto, la no injerencia en asuntos internos y la reciprocidad. Hay numerosas áreas de coincidencia y áreas de profundas diferencias fundamentalmente de ámbitos políticos”, ha respondido el canciller subrayando la preocupación de La Habana por el "ejercicio de los derechos humanos para todas las personas en Europa y Estados Unidos, acontecimientos dramáticos que conmueven a la opinión pública internacional y diferencias en el plano conceptual”.

Dastis, que ha subrayado el objetivo de que España siga jugando un papel protagonista en la isla, ha aprovechado la firma para mantener un encuentro bilateral en el que ambos se han comprometido mutuamente a visitar sus respectivos países. Además, el ministro no ha descartado la posibilidad empezar "a valorar uns visita a largo plazo" de Mariano Rajoy. “Después de China y Venezuela, España es el primer país en presencia económica, en inversiones y comercio y es una relación que aspiramos a fortalecer”, ha indicado.

DESHIELO TRAS 20 AÑOS DE BLOQUEO

El deshielo entre ambos bloques arrancó hace dos años y medio y tuvo su colofón en marzo pasado en La Habana, con la rúbrica del acuerdo bilateral. En septiembre pasado, la Comisión Europea proponía oficialmente dar el paso definitivo y pedía a los Veintiocho que firmaran el pacto y derogaran la posición común promovida en su día por el expresidente español José María Aznar.

El dirigente popular fue el principal instigador del bloqueo político, que ha sobrevivido dos décadas -desde 1996- y que vinculaban a avances en derechos humanos y democratización de la isla. En el 2003, la UE llegó a suspender de forma temporal la cooperación cuando el régimen de Fidel Castro encarceló a 75 opositores. Desde entonces las relaciones empezaron a vivir una serie de altibajos que cambiaron de rumbo con la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a la presidencia del Gobierno español. Sus intentos cayeron, sin embargo, en saco roto y hubo que esperar hasta el 2014 para que el proceso de deshielo arrancara oficialmente.

FONDO FIDUCIARIO PARA COLOMBIA

Junto al acuerdo con Cuba los 28 también han firmado hoy la creación de un nuevo fondo fiduciario de la UE para Colombia que nace con una aportación de 95 millones de euros. De ellos, 72 millones los aportará el presupuesto de la UE y otros 23 millones con cargo a las contribuciones de los 19 Estados miembros que han decidido apoyar el fondo. España aportará 3 millones, el mínimo que le permitirá situar a un representante en el consejo de administración. El dinero se destinará principalmente al desarrollo de zonas rurales. En enero se escogerán los primeros proyectos que podrán arrancar a partir de febrero de 2017. Esta nueva inyección de financiación forma parte de un paquete global de 600 millones destinados a apoyar los esfuerzos para consolidar la paz. A este dinero se suman 400 millones en préstamos del Banco Europeo de Inversiones.

La firma del nuevo fondo llega tras la entrega en Oslo este pasado domingo a Juan Manuel Santos del premio Nobel de la Paz concedido por sus resueltos esfuerzos para acabar con la guerra civil en su país. Las autoridades europeas han coincidido que era el momento adecuado para lanzarlo. La medida se suma a una serie de iniciativas puestas en marcha por la UE para apoyar a Colombia. Hace poco más de un año Santos y Mogherini suscribieron otro acuerdo por el que los colombianos que quieren viajar a la UE para estancias inferiores a tres meses no están obligados a solicitar un visado.