Ir a contenido

COMICIOS LEGISLATIVOS EN LA FEDERACIÓN RUSA

El partido de Putin gana unas elecciones marcadas por la alta abstención y las irregularidades

La participación fue especialmente baja en Moscú, donde se produjeron en el 2011 las protestas contra el "fraude", que registró la mitad de participación de votantes en relación a entonces

Los sondeos a pie de urna certifican la anunciada victoria de Rusia Unida, con un 44,5% de los votos, en una jornada en la que se denunciaron numerosas irregularidades electorales

Marc Marginedas

El presidente ruso, Vladimir Putin, deposita su voto en las elecciones del 18 de septiembre.

El presidente ruso, Vladimir Putin, deposita su voto en las elecciones del 18 de septiembre. / SPUTNIK (REUTERS)

La jornada electoral de este domingo en Rusia fue prácticamente una calcomanía de lo visto durante la campaña electoral, especialmente en Moscú San Petersburgo. Los colegios de las dos ciudades que acogieron el grueso de las protestas contra la supuesta manipulación durante los comicios del 2011 presentaban una muy limitada afluencia de electores, similar los semivacíos mítines de agitación electoral de los días previos a la votación. 

Tal y como se esperaba, la victoria al correspondió al partido pro-kremlin Rusia Unida, con un 44,5% de los sufragios, según los sondeos a pie de urna. La única novedad con respecto a la Duma saliente consistió en que los ultranacionalistas de Vladímir Zhirinovski arrebataron la segunda posición a los comunistas liderados por Guennadi Ziugánov, con un 15,3%  de los votos, siempre según la misma fuente.

Las dos formaciones liberales y proccidentales -Parnas, del asesinado Borís Nemtsov, y Yábloko, encabezado por Grigori Yavlinski- quedan de momento fuera de la Duma Estatal, y podrían no lograr siquiera alguna victoria parcial en las circunscripciones uninominales, según adelantó el rotativo Védomosti. Los 450 diputados de que se compone la Cámara baja del Parlamento ruso se eligen de acuerdo con un sistema mixto: 225 escaños por listas de partido y sistema proporcional en una circunscripción única, y la mitad restante en demarcaciones uninominales.

CÓMODA MAYORÍA PARLAMENTARIA

Dado que las encuestas a boca de urna proporcionan solo datos del primer apartado, es previsible que Rusia Unida pueda 'redondear' su victoria una vez culminado ambos recuentos, y contar con una comoda mayoría parlamentaria, superior a la mitad de los escaños de la Duma Estatal.

Al margen del triunfo de Rusia Unida, previsible y anunciado desde hace semanas, la baja participación fue la noticia más destacada de la jornada electoral. Según quiso destacar a primera hora de la tarde, sin tentativas de maquillaje, la flamante presidenta de la Comisión Electoral Central, Ella Pamfilova, la participación a tres horas del cierre de los colegios estaba siendo baja, no llegaba al 40% en el conjunto del país, 10 puntos por debajo en relación a la convocatoria de hace cinco años.

En Moscú, donde ha surgido una clase media urbana muy distanciada ideológicamente del actual líder del Kremlin, la abstención adquirió proporciones dramáticas. Dos horas antes del cierre de los colegios electorales, según informó el portal de noticias Meduza, tan solo el 28,63% había acudido a votar, frente a alrededor del 50% a la misma hora en el 2011.

En San Petersburgo, la segunda ciudad del país, la asistencia a los colegios a esa hora apenas superaba el 16%. Todo ello apunta, a primera vista, a que aquellos que salieron a la calle denunciando hace cinco años la supuesta "manipulación electoral", en esta ocasión han preferido dar la espalda a las urnas. 

Pese al incremento de la abstención, el presidente ruso, Vladímir Putin, calificó la afluencia de votantes de aceptable, al tiempo que tildó de "bueno" el resultado del partido gubernamental, durante una visita en la noche de este domingo al cuartel general de Rusia Unida.  Sus palabras parecen alejar la posibilidad de un relevo al frente del Gobierno del cada vez más impopular Dmitri Medvédev, quien a su vez encabeza la formación oficialista. 

VARIAS DENUNCIAS DE IRREGULARIDADES

Durante la jornada se produjeron numerosas de denuncias de irregularidades electorales a las que Pamfílova deberá dar respuesta en los próximos días. Según Meduza, se constató la práctica del 'karrusel' -un sistema organizado mediante el cual el mismo elector vota varias veces en varios colegios electorales - al menos en Moscú y en las regiones de Altai (Siberia) y Stávropol (sur)  En Rostov, una cámara grabó cómo una mujer introducía multitud de papeletas en una urna sin que nadie lo impidiera.

A primera hora de la tarde, la tranquilidad reinaba en el colegio instalado en la Casa del Actor, en la calle Arbat, pleno centro moscovita. La representante de la comisión electoral local, Irina Niderman, destacó, como única diferencia respecto a anteriores citas electorales, la presencia de menos observadores. "Es más tranquilo, sobre todo por la ausencia de los combativos observadores del partido de Navalny", constató. El célebre bloguero anticorrupción Alekséi Navalny no puede ser candidato por sus problemas con la justicia.

Una pareja de edad mediana observaba la oferta de candidatos por circunscripción uninominal presentados en el tablero de anuncios. "Son los mismos; bueno, da igual", constató la mujer. Momentos después, su pareja, de nombre Yevgueni, al ser preguntado por la prensa acerca de la trascendencia de la votación, respondió: "Rusia es el país más democrático del mundo; en Occidente eso no se ve".