Ir a contenido

CITA CRUCIAL EN POLONIA

La OTAN inaugura una nueva era en Varsovia en la cumbre que servirá de despedida a Obama

La reunión más importante del bando aliado desde la guerra fría estará marcada por los resultados del 'brexit' y por el refuerzo de la capacidad defensiva en el este europeo

Silvia Martinez

El presidente polaco, Andrzej Duda (derecha), da la bienvenida al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, antes de una reunión en el Palacio Belvedere, en Varsovia, este jueves.

El presidente polaco, Andrzej Duda (derecha), da la bienvenida al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, antes de una reunión en el Palacio Belvedere, en Varsovia, este jueves. / EFE / JACEK TURCZYK

La cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN que arranca este viernes por la tarde en Varsovia está considerada como la reunión más importante del bando aliado desde la guerra fría. Un encuentro marcado inevitablemente por el resultado del ‘brexit’, que servirá de despedida al presidente estadounidense Barack Obama y que tomará las decisiones militares más trascendentales de los últimos tiempos mirando directamente a Moscú y teniendo en cuenta el deterioro de la seguridad desde que Rusia se anexionara Crimea. Estos son los frentes que marcarán la cita de este 8 y 9 de julio del bando aliado.

CUATRO BATALLONES AL ESTE

Es la medida estrella del nuevo caparazón con el que la OTAN quiere disuadir y protegerse de la amenaza externa. El bando aliado dará vía libre al despliegue de cuatro batallones -alrededor de 4.000 soldados- liderados por Estados Unidos, el Reino UnidoAlemania y Canadá, y que estarán en rotación desde principios del 2017 en Polonia y en las tres repúblicas bálticas: EstoniaLituania y Letonia. Un despliegue con un objetivo: garantizar que en caso de agresión rusa el bando aliado podrá prestar protección con rapidez. El refuerzo en el este se completará con el despliegue de una brigada multinacional en Rumanía.

ESCUDO ANTIMISILES

La cumbre también servirá para declarar la capacidad operativa inicial del escudo antimisiles, un instrumento de defensa que ha desatado mucha polémica y críticas en Rusia y que, según insiste el bando aliado, va dirigido a protegerse de las amenazas de fuera de la zona euroatlántica y no a atacar a Moscú. El sistema está equipado con misiles interceptores de tipo SM-3 y el objetivo es que esté plenamente operativo para finales del 2018. La primera fase concluyó con la puesta en marcha de una estación de radar de alerta temprana en Turquía, con el mando y control en la base alemana de Ramstein; la segunda, con el despliegue de la capacidad de lanzar misiles desde la base militar rumana de Deveselu, y la tercerá incluirá la instalación de un sistema de defensa antimisiles en la localidad polaca de Redzikow, muy cerca del enclave ruso de Kaliningrado.

REFUERZO DEL FLANCO SUR

La OTAN no solo mirará al este. También es consciente de la falta de seguridad que genera la inestabilidad en el norte de África y Oriente Próximo y de ahí el compromiso también para consolidar las capacidades de defensa de terceros países en este flanco sur. La intención es utilizar los Awacs para aportar inteligencia en la lucha contra el Estado islámico y formar a las fuerzas iraquís.

CONFIRMACIÓN DEL PRESUPUESTO

El gasto dedicado a la defensa no crece tanto como le gustaría al secretario general de la OTAN, pero tras años de recortes, debido a la crisis económica, el bando aliado constatará que ha habido un cambio de tendencia. Aunque hay solo cinco países que ya destinan el 2% del PIB al gasto militar -Estados UnidosReino UnidoGreciaPolonia y Estonia- la Alianza destacará que el presupuesto aumentará este año un 3%, lo que significa 8.000 millones de euros más. España, con todo, sigue siendo uno de los que menos gastan (0,91%) junto con Luxemburgo (0,44%) y Bélgica (0,85%). Obama aprovechará la cumbre para pedir un mayor compromiso a sus homólogos en este terreno.

MÁS COOPERACIÓN CON LA UE

Además del refuerzo de capacidades de defensa, la cooperación con la UE será otro de los platos fuertes. Los presidentes de la Unión Europea y la Comisión EuropeaDonald Tusk y Jean-Claude Juncker, respectivamente, firmarán con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, una declaración política en la que identificarán áreas en las que están dispuestos a cooperar más y que reflejará “los retos de seguridad” a los que se enfrentan los países de la UE y los miembros de la OTAN. Desde la amenaza terrorista, hasta la ciberseguridad, las amenazas híbridas, la consolidación de las instituciones en terceros países o la seguridad marítima que se plasmará en una mayor cooperación en el Mediterráneo para luchar contra las mafias de traficantes en línea con la cooperación que ya existe en el Índico en la operación Atalanta. El compromiso nace, según fuentes diplomáticas, gracias a la presión de Alemania a Turquía y la cooperación en el mar Egeo.

DESPEDIDA DE LA UE A OBAMA

La cumbre de Varsovia también será la de la despedida a Obama, que antes de la cita con el bando aliado se reunirá con los presidentes de la UE, Donald Tusk, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Una cita con varios asuntos en la agenda: crisis migratoria, sanciones a Rusia, negociaciones del acuerdo comercial UE-Estados Unidos -conocido como TTIP- pero sobre todo las consecuencias del ‘brexit’ para las relaciones UE-Estados Unidos. El encuentro será breve, de apenas una hora, y el objetivo será cerrar filas. Un 'brexit' que también coleará en la cumbre. Stoltenberg tiene claro que la salida "no alterará la posición del Reino Unido en la Alianza" porque seguirá siendo "un aliado clave".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.