Ir a contenido

El ministro de Economía alemán dice que "encuentra tonta" la reclamación griega

Gabriel asegura que introducir ahora ese debate no tiene sentido

El ministro de Economía y vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, tildó este martes de "tonto" que Atenas traiga ahora a colación las reparaciones de guerra por la ocupación nazi de Grecia en medio del debate sobre su estabilización económica.

El ministro alemán --presidente además del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD)-- ha realizado estas declaraciones en un foro sobre la economía en el futuro.

"Lo encuentro tonto", ha señalado el ministro al ser interrogado poco después de que el Gobierno griego cifrase en 278.700 millones de euros el total de los daños que Alemania causó a su país durante la II Guerra Mundial.

Gabriel consideró además que es un ardid político traer esta cuestión al "debate sobre la estabilización del euro", ya que el problema actual "no tiene nada que ver con la II Guerra Mundial y las reparaciones".

El ministro señaló que las reflexiones y las discusiones en torno a la cuestión de las compensaciones por los atropellos de los nazis seguirán teniendo lugar en los próximos años en Alemania, pese a que legalmente el asunto está cerrado.

"RESPETO PARA LOS GRIEGOS"

En este sentido, lamentó que el Gobierno griego del primer ministro, Alexis Tsipras, no se haya tomado tres meses de pausa al llegar al poder para trabajar en una propuesta alternativa solida.

No obstante, Gabriel pidió "respeto" para los griegos, por los duros recortes que llevan padeciendo cinco años por los ajustes a que obligaron los programas de rescate.

Medios alemanes publicaron hoy que Dimitris Mardas, viceministro de Finanzas griego, anunció este martes al comparecer ante una comisión parlamentaria en Atenas que, según las primeras estimaciones oficiales, los daños de la ocupación nazi ascienden a 278.700 millones de euros.

Esta suma incluye reparaciones materiales, compensaciones a los damnificados y la devolución de un crédito que los nazis obligaron a conceder al Banco Central de Grecia.