Ir a contenido

PROCESO EN NORUEGA

"Sí, lo volvería a hacer", dice Breivik ante el tribunal de Oslo que lo juzga

Uno de los jueces no letrados es declarado incompetente por haber pedido la pena de muerte para el asesino

Breivik entra en la sala haciendo el saludo extremista con el puño cerrado

Anders Behring Breivik ha declarado hoy ante el tribunal de Oslo que lo juzga que volvería a perpetrar la masacre cometida el 22 de julio pasado, en la que mató a 77 personas. "Sí, lo haría de nuevo", afirmó durante la segunda jornada de su proceso judicial, al tiempo que añadió que los adolescentes muertos en la isla de Utoya no eran "inocentes". Para el asesino múltiple, acabar sus días en prisión o morir por su pueblo constituiría "el más gran honor".
"No eran inocentes, niños civiles, sino activistas políticos que trabajan por el multiculturalismo", dijo Breivik, al leer una declaración escrita, para añadir que "AUF (las siglas de las juventudes laboristas) se parecen mucho a las Juventudes Hitlerianas". Breivik definió el campamento de Utoya como un "campo de adoctrinamiento para activistas políticos" donde se forman "los comunistas más extremistas de Noruega".

Suspensión de media hora 

La jornada comenzó en el tribunal de Oslo que juzga a Breivik de forma accidentada. La juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen, suspendió durante media hora la vista judicial para estudiar si uno de los jueces no letrados era hábil tras conocerse que pidió la pena de muerte para el ultraderechista. Por su parte, el homicida entró en la sala realizando de nuevo el saludo extremista, llevando el puño cerrado al corazón y luego extendiendo el brazo, en cuanto fue liberado de sus esposas, un saludo que, según el manifiesto que difundió para explicar su acción, representa "la fuerza, el honor y el desafío a los tiranos marxistas en Europa". 

Uno de los tres ciudadanos noruegos designados para asistir a los dos jueces profesionales en el proceso había reclamado la pena de muerte contra el acusado en un comentario publicado en la página web del diario Verdens Gang. (VG). "¡¡¡¡La pena de muerte es la única solución justa en este asunto!!!!", había escrito el juez lego Thomas Indrebo al día siguiente del doble atentado (explosión en el centro de Oslo y caza al hombre en la isla de Utoya) que costó la vida a 77 personas, según la revista antiracista Vepsen, que reproduce la página web en cuestión. El juez en cuestión finalmente fue sustituido por la juez principal Arntzen por un juez lego suplente.