REPERCUSIONES ECONÓMICAS DE LA CATÁSTROFE EN JAPÓN

La industria japonesa del automóvil garantiza solo la entrega de pedidos a corto plazo

Muchas fábricas niponas suspenden la actividad para ayudar a ahorrar energía

1
Se lee en minutos
SONIA GUTIÉRREZ / AGENCIAS

El tsunami en Japón ha paralizado el sector industrial de todo el país. En algunos casos, no es porque las fábricas hayan resultado dañadas, sino que responde a la necesidad de garantizar el suministro eléctrico. Uno de los grandes sectores industriales de Japón, el de la automoción, se sumó al parón. Las empresas confían en que el estoc pueda cubrir la demanda de vehículos en España, aunque ayer solo garantizaban las entregas a corto plazo.

Toyota, la mayor automovilística mundial, mantiene suspendida hasta mañana la actividad en todas sus plantas del país, lo que supone que rebajará la producción en 40.000 vehículos. Fuentes de Toyota en España aseguraron que no habrá retrasos en la entrega de vehículos. Nissan, que también paró la producción, afirmó que el "estoc en Europa es suficiente para no alterar la producción inmediata". También Honda paró la actividad.

Aunque muchas de las plantas japonesas de automoción reanuden la actividad en los próximos días, falta por ver si podrán hacerlo al 100%, ya que hasta finales de abril TEPCO (la empresa operadora de la central nuclear de Fukushima) aplicará cortes eléctricos para garantizar el suministro en las áreas afectadas por el terremoto.

Noticias relacionadas

No solo la automoción se vio afectada por el terremoto. Muchas grandes compañías de otros sectores cesaron su actividad, entre ellas las de la electrónica de consumo, como Nikon, Canon, Sony --las tres reconocieron que sus instalaciones habían resultado dañadas por el seísmo--, Panasonic y Toshiba. Las compañías tecnológicas no anunciaron cuándo estarán en condiciones de reanudar la producción.

>> Más información en e-PeriódicoMás información en e-Periódico