En L'Hospitalet

Archivada la denuncia por un desahucio que vació la casa de una anciana de 97 años

  • La juez resuelve que “no se dan los ilícitos penales por los que se inició la denuncia” y deja abierta la vía civil

  • Rosario Bravo fue desalojada en febrero de este año al identificarse equivocadamente su vivienda

Rosario Bravo, refugiada en la vivienda de su hijo Emiliano en Terrassa, con este y su nieta Laura.

Rosario Bravo, refugiada en la vivienda de su hijo Emiliano en Terrassa, con este y su nieta Laura. / Anna Mas

2
Se lee en minutos
El Periódico

La magistrada del juzgado de instrucción 2 de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelonès) ha archivado la denuncia por un desahucio que dejó en la calle por error a una anciana de 97 años y vecina de L’Hospitalet a principios de año. Ese error supuso que Rosario Bravo perdiese gran parte de los bienes personales que había en su hogar.

Después de tomar declaración a los investigados, varios testigos, así como la información que consta en la denuncia y otras diligencias acordadas por el juzgado, la juez resuelve que “no se dan los ilícitos penales por los que se inició la denuncia” y deja abierta la vía civil para que la perjudicada pueda ejercer las acciones que considere oportunas.

En su resolución, la magistrada expone los hechos ocurridos en el lanzamiento y reconoce el “error que dio lugar a la entrada en el domicilio” de Rosario, pero remarca que “ha quedado evidenciado que no hubo negligencia por parte de los actuantes”. “Aun si acogiera la tesis de la acusación que afirma que se ha incurrido en negligencia, los delitos denunciados no permiten su comisión imprudente", remarca el texto.

La juez apunta que, al llegar los actuantes al edificio, no había identificación de ninguno de los residentes, que subieron al ático y vieron una letra “A” en el rellano. Así, dice que preguntaron a una vecina y les confirmó que era el ático primera y que cuando entraron en la casa esta mostraba signos de que nadie vivía allí.

Consecuencias del error

En los interrogatorios tanto los testigos como los imputados ya insistieron en, como apunta ahora la juez, que se produjo un fallo al señalar la vivienda que debía ser desalojada, aunque "todos los indicios" llevaban al domicilio de Rosario Bravo. En lugar de llevarse a cabo el desahucio en el ático primera, se ejecutó en el sobreático, que es la residencia de la mujer. "Creíamos que era el ático y allí solo había una puerta", reconoció una persona que intervino en el lanzamiento.

Noticias relacionadas

Los enseres perdidos, según la familia de la anciana, sumaron inicialmente la suma de 23.000 euros, aunque la lista ha crecido cada vez que se repara en algún elemento desaparecido. A ello se debe añadir el daño moral, que está pendiente de evaluar.

Más noticias de L'Hospitalet en la edición local de EL PERIÓDICO