29 nov 2020

Ir a contenido

Cada vez más voces plantean que la única forma de contener la segunda ola del virus será con un confinamiento domiciliario similar al que se decretó el pasado marzo, manteniendo quizá los colegios abiertos o permitiendo paseos cortos, tal como ha aprobado esta semana FranciaLa Generalitat, de hecho, ha avisado este viernes de que si las nuevas restricciones, que contemplan cierres perimetrales y de un sinfín de negocios, no dan resultados, solicitará al Gobierno central las herramientas necesarias para poder pedir a los ciudadanos que se encierren en sus casas, salvo para los desplazamientos imprescindibles, como ir a trabajar. Si bien el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha descartado este escenario, al menos a corto plazo, al mostrarse convencido de que las nuevas limitaciones darán resultados.