27 nov 2020

Ir a contenido

LA SEGUNDA OLA DEL CORONAVIRUS

La Generalitat ordena el cierre de casi toda la actividad cultural

Teatros, cines y salas de conciertos deberán cerrar durante al menos 15 días

Los museos podrán abrir al 33% de su aforo mientras que las bibliotecas solo para su servicio de préstamo

Ignasi Fortuny

Un operario desinfecta un cine de Bombay, este mes.

Un operario desinfecta un cine de Bombay, este mes. / AFP

La cultura vuelve a echar el cierre en Catalunya por culpa de la pandemia. Las nuevas medidas de la Generalitat para frenar el covid-19 incluyen la suspensión de casi toda la actividad cultural, ya sean al aire libre o en espacios cerrados. Es un nuevo golpe al sector que ve que, como mínimo, durante 15 días a partir de la publicación de las restricciones en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC), esta medianoche, deberá cerrar sus puertas. Este periodo y estas restricciones, al igual que las tomadas en otros ámbitos, está supeditado a la mejora de los indicadores que evalúan el estado de la crisis sanitaria. 

De este modo, no podrán abrir salas de cine ni de conciertos, teatros, auditorios, así como cualquier espacio que tenga licencia para realizar este tipo de actividadesSí que podrán abrir al 33% de su aforo museos, archivos, salas de exposiciones y galerías de arte. En el caso de las bibliotecas, que se habían salvado de algunas de las medidas adoptadas con anterioridad en el sector cultural, solo se les permite abrir para ofrecer su servicio de préstamo. 

Estas nuevas medidas adoptadas por la segunda ola del coronavirus suponen un nuevo golpe durísimo a un sector en crisis que hace meses que opera bajo mínimos con aforos limitados y horarios adaptados al reciente toque de queda. Unas medidas para superar una situación "crítica", según ha definido el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, durante la rueda de prensa en la que se ha desglosado el plan de choque contra el virus. "Es momento de una parada social", ha dicho. A su vez, ha anunciado 300 millones de euros en ayudas, 50 de los cuales para la cultura, el ocio y el deporte.

La reacción del sector no se ha hecho esperar. Es el caso de muchas de las salas de cines catalanas, al borde del abismo, que ya han expresado su indignación por el nuevo revés