06 jul 2020

Ir a contenido

sin permiso

La familia de Tom Petty prohíbe a Trump que use sus canciones

El presidente de EEUU utilizó 'Won't Back Down' en el fracasado mitin de Tulsa, un tema que habla de resistir ante la opresión

Barbara Goldberg / REUTERS

El músico Tom Petty.

El músico Tom Petty. / REUTERS Jeff Haynes

La familia de Tom Petty (1950) ha criticado duramente al presidente Donald Trump por usar la canción del músico Won't Back Down en el mitin que celebró en Tulsa (Oklahoma), enviando a los organizadores de la campaña electoral una advertencia de cese y desistimiento.

"Trump no estaba autorizado de ninguna manera a usar esta canción para promover una campaña que deja atrás a muchos estadounidenses y al sentido común", dijo en Twitter la familia del rockero, fallecido en el 2017.

"Tom Petty nunca querría una canción suya para una campaña de odio", dijo el tweet firmado por la viuda de PettyDana, su ex esposa Jane y sus hijas Adria y Annakim. "Tanto el fallecido Tom Petty como su familia se oponen firmemente al racismo y la discriminación de cualquier tipo", señalan.

La canción sonó en el mitin que el presidente estadounidense hizo en el estadio BOK Center ciudad de Tulsa, al que asistieron unas 6.200 personas que no lograron llenar ni la mitad del aforo del recinto,  en lo que fue un fracaso de convocatoria para Trump y su equipo de campaña.

Neil Youn, REM y Rihanna tampoco

Petty escribió la canción de 1989 "para los desvalidos, para el hombre común y para TODOS", dijo su familia en Twitter. "Creemos en Estados Unidos y creemos en la democracia. Pero Donald Trump no representa los nobles ideales de ninguno de los dos", asegura la publicación hecha por la familia..

La letra de la canción habla de resistir la opresión: "Tengo una sola vida en un mundo que sigue presionándome. Pero me mantendré firme. Y no retrocederé".

El cantante canadiense Neil Young ya se opuso a que Donald Trump usara su canción Rockin 'in the Free World durante la campaña presidencial en  el 2016. La banda de rock REM. y la cantante pop Rihanna también se han opuesto al uso de sus canciones por parte del presidente Trump.