Ir a contenido

PADRE DE 'LA ARRUGA ES BELLA'

Adolfo Domínguez, Premio Nacional de Moda

El diseñador gallego recibe el premio "por su significación a la historia de la moda"

El Periódico

Adolfo Domínguez.

Adolfo Domínguez.

Adolfo Domínguez, de 69 años, se ha enterado de que ha sido galardonado con el Premio Nacional de Diseño de Moda correspondiente a 2019, que concede el Ministerio de Cultura y Deporte y dotado con 30.000 euros, cuando iba camino de Plasencia, donde recibirá este sabado el premio Por Eye por su novela 'Juan Griego'.  

"Me siento muy agradecido. Pero hay que seguir, nada está hecho. Yo sigo trabajando. Quiero estar activo. La jubilación es un concepto muy anitguo", ha dicho en declaraciones a EFE este defensor del medioambiente y diseñador pionero en la utilización de tejidos ecológicos, mucho antes de que se pusieran de moda. 

El jurado, presidido por Román Fernández-Baca Casares, director general de Bellas Artes, ha elegido al diseñador nacido en Orense por "su significación en la historia contemporánea de la moda de España". Un premio, pues a su trayectoria.

En su resolución, el jurado ha recordado el eslogan histórico de Adolfo Domínguez de "la arruga es bella", que habla "de su gusto por lo natural, destacando la sobriedad y libertad y su convencimiento de que la ropa es nuestra segunda piel".

Su "importantísima" expansión internacional ha tenido mucho que ver también en la concesión de este premio por el que se le reconoce su "capacidad y sensibilidad para difundir el diseño y creación de moda española". El jurado también ha destacado que su conocimiento de la geometria le ha permitido confeccionar piezas con rigor "llenas de poesía, clásicas, minimalistas y bellas".

En la sastrería de su padre

Adolfo Domínguez estudió Filosofía y Letras en Santiago de Compostela y después se trasladó a París, donde estudió Estética y Cinematografía. Tras una larga estancia en Londres regresó a Galicia para crear, a partir de la empresa de sastrería de su padre, una empresa que ha sido pionera dentro del sector textil y que ha conocido buenos y malos momentos. 

En los años 90 Domínguez se convirtió en el primer diseñador en comercializar una gama completa de perfumes con su nombre y en la primera marca de moda española que salió a bolsa.

Los vaivenes de la economía llevaron a la empresa a cerrar con números rojos su ejercicio fiscal de 2016, aunque en los últimos ejercicios ha ido consiguiéndo reducir sus pérdidas, cerrando puntos de venta. 

La firma ha vuelto además este año a la pasarela con un desfile el pasado septiembre, el primero desde que el diseñador dejara de presentar sus colecciones en la Pasarela Cibeles de 2011.