04 jul 2020

Ir a contenido

HIJA DE PEPA FLORES

Celia Flores: "Mi madre lloró al escuchar el disco"

Presenta el disco homenaje '20 años de Marisol a Pepa Flores'

LUIS MIGUEL MARCO / BARCELONA

Celia Flores. 

Celia Flores.  / ALBERT BERTRAN

En la tómbola de la vida, a Celia Flores le tocó ser la hija pequeña de Pepa Flores –de niña prodigio, Marisol–, y de Antonio Gades, el genio del baile que nos dejó en el 2004. Ella también se subió al carrusel de la música hace unos años. Lo ha compaginado hasta ahora con su trabajo de dependienta en una tienda infantil en un centro comercial de Málaga. De la mano del productor Paco Ortega, a sus espléndidos 35 años, se decide a dar una vuelta más y presentar por fin, porque la cosa viene de atrás, un disco de homenaje a su progenitora. '20 años de Marisol a Pepa Flores' se llama. Y no rezuma nostalgia.

¿Por qué ha tardado 10 años en enfrentarse a este repertorio?

Antes no me veía capaz. Me daba rubor. Paco Ortega me insistía, pero hasta hace poco no me decidí a abrir ese baúl con tantos recuerdos para mucha gente y llevar ese repertorio a mi terreno. Pero que quede claro que no he pretendido ni copiarlas ni calcarlas. Las hemos puesto al día.

'Chiquitina', 'Tómbola', 'Corazón contento', 'Estando contigo', 'Háblame del mar marinero'... qué les han hecho para que no suenen a película de ‘Cine de barrio’.

Abordarlas con mi propia voz y con arreglos muy frescos. Unas suenan más aflamencadas, otras son más pop, hay baladas, bossa nova... Se las queremos ofrecen también a un público joven que no las conoce.

¿Sabe que en muchas residencias a los abuelos les ponen las películas de su madre para que de alguna forma conecten con su infancia? Y lo consiguen.

No lo sabía. Me parece superbonito. Es que esas películas forman parte de la memoria de mucha gente. Pero es que yo en casa siempre he visto a mi madre como Pepa Flores. He tenido que descubrir a Marisol. Investigar quién fue aquella niña de voz prodigiosa.
 
¿Cómo reaccionó ella al escucharlas? Creo que la metió dentro de su coche. 

La secuestré [risas]. Yo siempre pongo música en mi coche, donde tengo unos buenos altavoces. La quería tener cerca para ver los gestos de su cara. Así que nos dimos una vuelta, se lo puse y lloró al escucharlo. La verdad es que se emocionó.

Hace 30 años ya que Pepa Flores dijo que se retiraba de los focos y lo ha cumplido a rajatabla. 

Lo hizo porque ya no podría más esta mujer. Ya le habría llegado la hora de jubilarse si de niña trabajó como un adulto.

¿Cómo es su relación con ella al margen de la música?

Muy buena. Siempre me ha dado buenos consejos. Igual que mi padre antes de que nos dejara. En casa siempre nos han inculcado el valor que se le ha dado al arte. Tener esos dos grandes referentes es algo que le agradezco a Dios todos los días.

¿Recuerda a su padre bailando?

Sí. Esas son las cosas que no se te van a olvidar en la vida.

¿Elegir el repertorio ha sido cosa de Paco Ortega?

Había tantas que hubo que descartar. Ambos elegimos una canción representativa de cada época.

Pero a usted le siguen gustando más las de la última época, la de la cantante adulta, no las de la niña prodigio.

Al principio sí. Pero ahora, viendo el resultado, le diré que le he cogido cariño a otras que antes no me llamaban tanto la atención. Me gusta la época más adulta porque es la que me identifico más con ella.

Está muy lograda la portada del cedé. Muy sesentera.

Sí ¿verdad?. La mitad mi madre en una imagen en blanco y negro de los 60 y la otra yo maquillada y con una peluca como ella. Para el estilismo me ayudó mi hermana [la actriz María Esteve]. Fue divertido hacerlo. Aunque yo creo que me parezco más a mi padre que a mi madre.

Se une a un club de cantantes que han homenajeado a sus padres: Lolita, Shaila Dúrcal, Juan Valderrama..

Es lógico. Me está hablando de auténticos referentes, de banda sonora de un país. Yo admiro mucho la carrera de mi madre y esas composiciones de Augusto Algueró, Caco Senante o Juan Pardo que fueron 'megahits' en su época. 

¿Cuál le toca más por dentro?

'Ven'. Es la que más que ha costado abordar, pero ahí está.

Lo más 'heavy' es que ha tenido que recurrir al 'crowdfunding' para poder grabar este homenaje.

Sí. Y tengo que dar las gracias a todos porque al final ha funcionado. No tenemos una gran discográfica detrás y hemos empezado desde cero. En realidad lo que hemos hecho es vender un proyecto por adelantado, se puede explicar así. Y mucha gente que admiraba a mi madre también ha estado ahí apoyándonos.

Hay también una serie de voces amigas 'cantando contigo'

Sí. Estrella Morente en 'Háblame del mar marinero'; Antonio Carmona en 'Me conformo'; mi hermana María Esteve en 'Corazón contento'; Lin Cortés en 'Galería de perpetuas'. Y Bebe en 'Estando contigo', que ha quedado preciosa. 

La presentación será en Málaga. ¿Empezar en casa ayuda?
Una está ya más curtida. Este es mi tercer disco y hemos hecho ya unos bolos de cara al directo. El concierto en directo suena maravilloso porque voy con una pedazo de banda increíble. Estaremos en el Teatro Cervantes de Málaga el 23 de diciembre. Luego vamos a la sala Galileo de Madrid el día 11 de enero. Y esperamos venir  prontito a Barcelona. La idea es rodar con el disco. Y ojalá podamos cruzar el charco y presentarlo en otros países. 

¿Le gustaría que su madre subiera al escenario con usted?

Eso no va a ocurrir, pero ella de alguna manera estará allí dándonos todo su apoyo. Estará con el corazón que es lo que importa.

No me diga que la ha dejado haciendo de canguro de su hijo Curro [fruto de su relación con el guitarrista Manuel de la Curra, del que se separó hace tres años].
Pues eso mismo. Ahí está ejerciendo de abuela de mi hijo, que ya tiene casi 9 años. Y encantada de la vida.

¿Y a Curro le gusta como canta su madre?

El niño también estaba en el coche escuchando el disco con nosotras. Y con Ven dijo: ¡esta es la canción más bonita que he escuchado en mi vida!’. Tiene oído para la música y entona bien, pero él es más rockero. Ya veremos qué pasa. 

Temas Música