Ir a contenido

DOBLADORES DE UN FILME DEL GATO CÓSMICO

Alaska y Mario, como Shizuka y Nobita

La pareja pone su voz en el filme animado en 3D 'Stand by Doraemon'

JUAN MANUEL FREIRE / BARCELONA

Tras la experiencia de Hotel Transilvania, en la que Mario Vaquerizo y Alaska doblaron a Frankenstein y señora, la popular pareja pop vuelve a poner voz a personajes animados. En esta ocasión, se trata de la versión adulta de Nobita y Shizuka en Stand by Doraemon, una película de animación en 3D (sin gafas de por medio) con la que se conmemora el 80º aniversario del nacimiento de Fujiko F. Fujio, el autor del manga original del gato cósmico.

Tras su gran éxito en Japón el pasado verano -2,44 millones de espectadores en solo 10 días-, Stand by me Doraemon, de la que se esperan sonrisas pero sobre todo lágrimas («en esta película se va a llorar mucho», avisa Vaquerizo), llegará el próximo viernes a nuestras salas. La cinta es una combinación de episodios clásicos de la serie, reciclados con estética 3D actual. Nobita y Doraemon, el gato robótico del futuro, se conocen, viven toda clase de aventuras y después... Bueno, lo de después mejor olvidarlo.

Poner voces a unos personajes tan queridos parece un desafío. «Estamos hablando de Doraemon, una institución», dice Vaquerizo. «Creo que es la serie más longeva, no sé si lleva 22.000 episodios… [en realidad está más cerca de los 2.000]. Incluso me parece que existe el día Doraemon en Japón». Alaska se declara fan de verdad: «Fan absoluta. Yo recuerdo que aquí lo ponían en Telemadrid. Es muy fácil asociarlo a los primeros momentos de la cadena».

Conforme avanzaba el trabajo, Vaquerizo vio que tenía sentido que le llamaran para hacer de Nobita, pese a no ser un profesional del doblaje: «Te acabas metiendo mucho en el personaje y ves que, en realidad, tienes cosas en común: Nobita es un poco desastre, un poco ingenuo, y quiere mucho a su chica. Alaska también es un poco como Shizuka: redicha y controladora».

La cultura pop japonesa, tan colorida, tan hipervitaminada, tan pop, en definitiva, parece hecha para gente como ellos. Y así es, son devotos de todo lo que rime con nipón. Alaska: «Me flipa la cultura pop de allí: cómo han absorbido lo occidental y lo han vuelto a vomitar, a su modo. Estuvimos tocando en Japón, con Fangoria. Mario venía como mánager. Nos gusta no solo el pop japonés, sino también el pop coreano… Cuando estuvimos en Tokio vimos los estudios donde se hace Doraemon y nos hicimos un montón de fotos con una enorme reproducción del personaje que había en la puerta».

Alaska debutó como actriz en Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, en 1981, y desde entonces ha actuado ocasionalmente, pero nunca ha dado la misma importancia a esta vertiente de su carrera. Con trabajos como este no pierde la práctica. «Pero son cosas que vienen o no. Es un extra. Lo principal es mi música, mi grupo», subraya.

En catalán, Stand by Doraemon no contará, obviamente, con las voces de Alaska y Mario. El Nobita ya adulto estará encarnado por el muy televisivo Marc Clotet, conocido por su participación en series como El cor de la ciutatFísica o química y, hace menosAmar es para siempreClotet se ha declarado fan de la serie –quién no puede serlo– y de inventos del gato cósmico como «el sombrerito volador». De poner la canción principal, por otro lado, se encarga Fiver, la joven banda pop-rock barcelonesa con influencias anglosajonas (McFly, Simple Plan, All Time Low, Fall Out Boy, etcétera).

Temas: Alaska Cine