POR IR SIN CASCO

Shakira: "Pagaré la multa de 400 euros, a ver si no molestan más"

Shakira pasea en moto por la Barceloneta después de grabar su último videoclip. / ANGELO ATTANASIO

1
Se lee en minutos
EMILIO LÓPEZ ROMERO / Nueva York

«Todavía no me han pasado la multa pero creo que me va a tocar pagarla». Así de directa respondió Shakira el jueves por la tarde en Nueva York cuando EL PERIÓDICO le preguntó en qué había quedado la amonestación que el ayuntamiento de Barcelona estaba estudiando imponer a la artista colombiana por la grabación, hace unas semanas en la Barceloneta, del primer videoclip que está a punto de estrenarse de su nuevo disco, Sale el sol. El día de autos, el pasado 18 de agosto, la colombiana se pasó la tarde grabando las escenas de Loca, el pegadizo primer sencillo de su último trabajo, patinando por el paseo Marítim y bañándose en las playas de la Barceloneta. Sin duda, una excelente publicidad para la capital catalana. Más tarde se encaramó a la fuente del Pla del Palau, donde bailó y chapoteó con decenas de curiosos bajo la atenta mirada de una multitud que no podía creerse la escena.

No fue el único acto de incivismo de la intérprete del Waka Waka. No contenta con liarla en una fuente pública se subió a lomos de una Harley-Davison y recorrió el paseo Joan de Borbó sin casco. Las autoridades municipales lamentaron sus actos y que no hubiese solicitado permiso para el rodaje, dirigido por el barcelonés Jaume de Laiguana.

Noticias relacionadas

«La verdad, sí tenía que haberme puesto casco», concedió Shakira tras presentar el disco que saldrá a la venta en España el 2 de noviembre. Aquel día se lo pensó dos veces antes de subirse a la moto. «¿Pelo o casco? La decisión era simple. O me veía guapa con el pelo suelto o me ponía el casco», dijo la colombiana, que reveló a este diario que la gracia podría costarle 400 euros. «No me han cobrado la multa, pero sí, la voy a pagar, a ver si así no molestan más».

No fue el único incidente de su última estancia en Barcelona, ciudad a la que le encanta ir siempre que puede. Durante aquellos días, la Guardia Urbana multó al conductor de su coche por no llevar un carnet válido en España. El vehículo había sido detenido por un agente por llevar los cristales tintados y, tras las comprobaciones pertinentes, fue inmovilizado hasta que llegó un chófer con un permiso en regla.