Ir a contenido

Refugios de interior

Viajar entre plato y plato

Tradición y creatividad se dan la mano en la reinterpretacion que Paradores hace de nuestra gastronomía en sus fogones

Pilar Eneriz

Croquetas de morcilla de cebolla con chips de verdura

Croquetas de morcilla de cebolla con chips de verdura

El exquisito recetario español mezcla de influencias y sabores, especias, productos autóctonos, junto a carnes y quesos cuidadosamente elaborados de la manera más tradicional, crea en el escenario Paradores una carta que se ha ganado a pulso el reconocimiento, dentro y fuera de nuestras fronteras. Sensaciones, costumbres, tradición, innovación y alta gastronomía son hoy los ingredientes y el resultado de la gastronomía en estos establecimientos, para viajar plato a plato por la mejor cocina de toda la vida.

“Con el objetivo de ajustarnos a las solicitudes de nuestros clientes, las tendencias gastro más actuales y continuar liderando el sector de la restauración en España, hemos renovado nuestra oferta gastronómica. Nada se ha dejado al azar y en todos los establecimientos de la Red conviven en armonía las recetas tradicionales con las últimas tendencias”, se afirma desde la organización.

Recuperar lo genuino

Paradores tiene en la actualidad una red de más de 90 restaurantes que sirven, según los últimos datos disponibles, más de 2,2 millones de cubiertos. Una cifra fruto de una política de atención e innovación que ha puesto el acento en recuperar lo genuino con un toque de vanguardia. La Real Academia de Gastronomía, de hecho, acaba de otorgarles el premio a la mejor institución gastronómica del año por su trayectoria y su empeño en la recuperación del patrimonio, la cultura y las tradiciones de la gastronomía regional.

Recetas con personalidad

Alcanzar la meta de una gastronomía reconocida en cada uno de los establecimientos de Paradores es también consecuencia de avanzar en la personalidad de cada restaurante y utilizar ingredientes locales y recetas tradicionales con una revisión de modernidad. En esta coyuntura, la oferta culinaria va más allá de lo común en su red de restaurantes para alcanzar una personalidad y singularidad propia.

Desde Paradores se afirma que se utilizan nuevas técnicas y presentaciones actuales para revisitar recetas tradicionales y elaborar menús que respetan la personalidad de cada Parador y cada territorio: fabada asturiana, patatas bravas, salpicón de zamburiña, pisto manchego con yema, merluza en pil-pil ligero, y cochinillo de Segovia entre las propuestas que se pueden encontrar y que, dada la experiencia acumulada, aportan la satisfacción esperada en la degustación de los platos. Al fin y al cabo, el secreto es buenos productos, experiencia y una pizca de pasión por lo que se hace.

Bacalao con sanfaina de fruta y verduras de Talladell elaborado en el Parador de Lleida.

Paradores ofrece en este momento de su trayectoria la mejor experiencia gastronómica especializada en producto local en algunos de los restaurantes que se encuentran en sus singulares establecimientos. Una oferta culinaria que incide en el uso de los productos de proximidad como ingrediente diferenciador, aunando la tradición con la vanguardia y envolviendo ambas en una orquesta de sabores y texturas entre las paredes de edificios históricos de suma belleza.

Qué y dónde

Con la premisa de la singularidad, productos de cercanía y reinvención de recetas tradicionales, se elaboran platos que tienen el valor añadido de disfrutarse en los escenarios más sorprendentes de Paradores: “la experiencia de comer en nuestros restaurantes va más allá del disfrute gastronómico, porque permiten sentarse a la mesa en edificios históricos y de belleza inigualables”.

Durante todo el año, además, a las propuestas de temporada, como Buscasetas de Noviembre o los Menús de Navidad, se suman ofertas especiales, como la promoción GastroSpa del Parador de Cádiz (restauración más circuito en el spa) o el bono Un Alto en el Camino, que ofrece un 15% de descuento en restauración a los clientes.

Algo diferente

La comida no solo se disfruta en la mesa, y así se entienden las experiencias que propone Paradores. Una Escapada Gastronómica en Alcañiz (Teruel), en el castillo que fue sede de la Orden de Calatrava; el Programa Especial Numancia, con visita al yacimiento y cena teatralizada; o Enología en Cambados, con cata de vinos y visitas a bodegas y viñedos. En definitiva, actividades en torno a la gastronomía que permiten conocer profundamente un territorio y su historia.

Parador de Toledo

Sala del restaurante del Parador de Toledo.