30 oct 2020

Ir a contenido
Post Malone celebra el premio a mejor artista en los premios Billboard. Foto de CHRIS PIZZELLO (AP)

Post Malone, llámalo 'rockstar'

El triunfador de los premios Billboard pelea para quitarse la etiqueta de rapero con su música panorámica

Ignasi Fortuny

No sabía cuántas estatuíllas había ganado al final de la nochePost Malone, el gran triunfador de los premios Billboard 2020, miraba desde el centro del escenario un carrito con sus trofeos mientras sujetaba un vaso de plástico con una bebida no identificada. Mientras los trataba de contar... "¡Nueve!", gritó la conductora del acto (pomposo pero sin público) celebrado en el Dolby Theater de Los Ángeles

Post Malone, que recogió el premio a mejor artista del año (culpa de ello se entiende que lo tiene su álbum 'Hollywood's bleeding'), es otra criatura precoz en el éxito. Tiene tan solo 25 años, pero es que ya hace mucho que se le caen de los bolsillos las canciones rompelistas. Solo ha conocido otro trabajo: estuvo dos años sirviendo en un restaurante de pollo rebozadoAhorró y le valió para comprarse unos zapatos Versace, recuerda en un documental. Nacido en Nueva York como Austin Richard Post -su familia se mudó a Texas de niño-, debe su alias artístico a una página que crea motes al azar. Quién sabe si por vaguería, falta de ingenio -a veces se le acusa de letras simplonas-, o falta de tiempo mientras hace otras cosas que atañen a una 'rockstar' (en sus últimos conciertos algunos de sus fans se preocuparon por como se tambaleaba en el escenario).

Ser una 'rockstar' es la meta -podríamos darla por lograda- de Post Malone, el hombre que no quiere ser llamado raperoSu argumento: que hace estilos muy diferentes y que, a veces, los mezcla. Y algo de verdad hay ahí, aunque poca gente duda que algo parecido a lo que fueron las 'rockstars' del siglo pasado son ahora las estrellas del rap.

Con el cuerpo y la cara poblada de tatuajes, Post Malone gestiona un gran abanico que bien puede entenderse nombrando algunas de sus influencias. Ahí puedes encontrar a ídolos tan diferentes como Nirvana, Kanye West o Bob Dylan. Por internet circula una reveladora 'cover' hecha años atrás del tema del premio Nobel 'Don't think twice, it's all right'. 

Un vídeo que, para no iniciados en el personaje, ayuda a entender una de sus cualidades: una voz precisa no muy común en el hip-hop. Otra: paladar para encontrar la fórmula pop para sus canciones. Cualidades para su registro panorámico óptimo para el consumo de masas. En definitiva, está más cerca de su amigo Justin Bieber que de algunos de sus colegas raperos. Precisamente Bieber es, además, una persona importante en su carrera. Después del bum de la canción 'White Iverson' (2015), que valió a Post Malone firmar con el sello Republic Records, el canadiense le escogió como telonero para la gira de su disco 'Purpose'. Durante la misma, ambos protagonizaron una polémica tras la aparición de un vídeo en el que el estadounidense agarraba del cuello a Bieber. Era la respuesta a la dudosa broma del canadiense de apagarle un cigarrillo en el brazo. Amigos.

Imaginarán que Post Malone tiene una vida tan desordenada como dinero debajo del colchón. "Tengo mucha mierda valiosa", dice él. Eso respondió en una entrevista en 'Rolling Stones' cuando le preguntaron por qué tenía tantas armas en casa. 'Aquí vive una 'rockstar' y un defensor de la Segunda Enmienda de la Constitución de los EEUU', podría poner en la puerta de su casa. Más allá de su simpatía por las armas, políticamente ha balbuceado algunas de sus opiniones. Se le acusó de seguidor de Trump, cosa que rechazó vehementemente. Sí que consta que calificó al demócrata Bernie Sanders de "real" (cual gangster). Siempre se ha mostrado receloso de exponer su vida personal. El último rumor es que podría estar con la rapera coreana MLMA. Sobre desamores y rupturas tiene una canción reivindicable, 'Circles': "Huímos, pero corremos en círculos".

En los últimos años, su figura ha traspasado a la música y ha hecho sus pinitos en el cine: su canción (con Swae Lee) 'Sunflower' forma parte de la banda sonora de 'Spiderman: un universo nuevo' (2018) y este año debutó como actor en la película 'Spenser Confidencial'.