"Los paralelismos con EEUU nos persiguen"

Agentes de la Policía frente al Capitolio de EEUU durante el asalto.

Agentes de la Policía frente al Capitolio de EEUU durante el asalto. / EP

Lena González

Se confirma que ver las cosas con distancia introduce cierta claridad. Hemos visto cómo en EEUU ha gobernado durante unos largos años el señor Donald Trump, un populista sectario, xenófobo y misógino, pero elegido democráticamente por los ciudadanos. Hemos visto en sus calles unos disturbios realmente violentos que han culminado en el asalto al Capitolio, con muertos, por una turba de fanáticos arengados por un líder que no sabe encajar una clara derrota y que han amenazado con volver. Deberíamos pensar en la fragilidad de la democracia y en la importancia de dónde depositamos nuestro voto y a quién le damos nuestra confianza.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El 14 de febrero estamos llamados a las urnas en Catalunya, y sería conveniente recordar ciertos acontecimientos: cerco a la delegación del Gobierno y al aeropuerto de El Prat, asedio al Parlament de Catalunya, graves disturbios en Barcelona con calles en llamas y adoquines sobrevolando nuestras cabezas, dos presidentes de la Generalitat incumpliendo y desobedeciendo las leyes marco de la convivencia y animando a la ciudadanía a incumplirlas, y lo que es más grave: unas instituciones paralizadas y potenciando la grave división en dos bloques de la ciudadanía. ¿Ha merecido la pena?

Tal vez habría que volver a la sensatez, a la moderación, a coser heridas, a dirigentes preocupados por los problemas reales de los ciudadanos, a la recuperación de una maltrecha economía y no a vendedores de humo o de paraísos inexistentes. Cada uno sabrá hacia dónde quiere ir y de qué forma encarará el futuro, pero lo que es incuestionable es que para muchos el señor Illa supone una puerta por donde entra una bocanada de aire y sobre todo de esperanza.

Participaciones de loslectores

Másdebates