El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Su necesidad de una vida digna y nuestra parte de culpa

Ferran Nadeu

Menores no acompañados duermen en la iglesia de Santa Anna, en Barcelona.

Kevin MateosMadrid

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 14 de agosto del 2019 - 06:45 h

Impresiona saber que, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 769 inmigrantes han fallecido o desaparecido en la ruta occidental del Mediterráneo en el 2018. También impresiona que la cifra hasta nuestros días no haya parado de aumentar. Pero lo que más debe sobrecoger al ciudadano es el hecho de que, aun así, una vez consiguen llegar a nuestro país se encuentran las puertas cerradas y con llave.

Partidos políticos como Vox indicaron recientemente en las redes sociales su posición con respecto a los menas (menores extranjeros no acompañados). Este partido propone medidas como declarar ilegales a todas las oenegés que busquen ayudar a estas personas, devolver a dichos inmigrantes a su lugar de origen y expulsar de manera inmediata a aquellos que cometan delitos graves. Vox debería entender que dichos MENA, niños, no vienen a nuestro país de excursión o de visita turística. Huyen de la pobreza, del comercio de personas, de la guerra y del maltrato.

Estas personas que llegan a nuestro país son sometidas a pruebas con un amplio margen de error para determinar su edad, en ocasiones incluso sin haber recibido a priori acogida o protección, incumpliendo por ello el protocolo establecido para dichos casos. Si son considerados mayores de edad, tras no contar con ningún abogado ni con ningún recurso para recurrir, estas personas o son devueltas a la guerra, a la pobreza y al maltrato o por el contrario se quedan en la calle en una situación considerada como irregular y sin ninguna posibilidad de trabajar.

En caso de que sea considerado menor, la suerte para ellos no cambia, pues dichos niños se dirigen a centros de acogida que lamentablemente no poseen los mínimos necesarios para que salgan adelante y, salvo que consigan un contrato laboral de 18 meses (algo prácticamente imposible debido a sus circunstancias), saldrán a la calle al cumplir la mayoría de edad sin posibilidad de trabajar y sin ningún amparo.

Por todo ello es necesario comprender que la situación de desamparo de estos niños no les ofrece ninguna posibilidad en nuestro país, e incluso les obliga a realizar en ocasiones actos ilegales para poder sobrevivir. No es que quieran incumplir la ley, es que la misma no les permite llevar una vida digna de un ser humano. Y fomentar ayudas para que aquí tengan las posibilidades que se merecen es adecuado, pero no nos olvidemos de que la única solución al problema es evitar que estas personas se vean en la necesidad de huir de sus países para poder lograr una vida digna, y a lo mejor en eso, también tenemos parte de culpa.

Participaciones de los lectores

Ruido y caos en la información televisiva

Silvia Jaunsolo Sánchez Rotterdam

Durante estos últimos días me he dedicado a ver y analizar programas informativos de televisión para hacer un estudio sobre r... Seguir leyendo

Dejar de vivir "el momento" por ganar unos "likes"

Laura Muñoz Fernandez Salou

¿Cuántas veces he ido a conciertos de música en vivo y, al mirar a mi alrededor, me he visto envuelta de manos alzadas ... Seguir leyendo

Resulta chocante la inequidad actual entre sexos

Alejandro Prieto Orviz Gijón

Sería estupendo llegar a eliminar y prescindir de cualquier medida de discriminación positiva dirigida a las mujeres;... Seguir leyendo

I els de fora, què?

Susanna Díaz Fontsagrada

Gràcies per pensar en nosaltres, en els que vivim fora de la gran ciutat i estem ansiosos per acollir-vos cada cap de setmana... Seguir leyendo

¿A qué jugamos?

Olga Galindo Barcelona

No es lo mismo jugar al parchís que al dominó, ni al ajedrez que a las damas, ni al póker que al julepe. En deportes rigen distintas normas... Seguir leyendo

La hiperconcentración de la riqueza pone en alto peligro la democracia

José María Torras Coll Sabadell

Las clases medias, en trance de desaparición, y las clases populares, en algunos casos sumidas en la pobreza, se sublevan... Seguir leyendo

Rodalies Renfe sotmet als seus passatgers a una aventura diària

Pilar Crespo Álvarez Terrassa

Viatjar diàriament a Rodalies Renfe és una aventura. Jo m'ho plantejo com una gimcana. Primera prova: esbrinar ... Seguir leyendo

"Activistas y negacionistas"

Iulen Lizaso Aldalur Hernani

La joven activista a favor del medioambiente y premio Right Livelihood, Greta Thunberg, clama a los políticos y personas con poder e influencia... Seguir leyendo

L'estrena de 'Little Women': el rol de les dones a la societat, a debat

Carlos Zaragoza Barcelona

Aquest cap de setmana es va celebrar la première de 'Little Women', una nova adaptació del clà... Seguir leyendo