Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Isabel Díaz Ayuso, el desasosiego de Casado"

isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado, la noche del 4 de mayo, celebran en el balcón de la sede del PP el triunfo del partido en las elecciones autonómicas.

isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado, la noche del 4 de mayo, celebran en el balcón de la sede del PP el triunfo del partido en las elecciones autonómicas. / José Luis Roca

La populista, crecida y creída Ayuso, rehén de la maquiavélica mente de su jefe de gabinete Miguel Ángel Rodríguez –quien a juzgar por lo visto mantiene la técnica de esparcir la antipolítica con la siembra de mentiras, el espectáculo chabacano, el desprecio institucional y la grosería más tosca–, provoca el pánico en Génova al postularse a la dirección del PP madrileño. Este movimiento ha originado un rifirrafe público. Al desconocer hasta dónde es capaz de llegar una irritada Ayuso, un alarmado y receloso Casado deberá ir con pies de plomo para preservar como sea la poltrona que comienzan a moverle sutilmente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El momento escogido descabala la inmaculada programación que Casado atesoraba para su Convención Nacional, prevista para el 2 y 3 de octubre, a la que Ayuso, abriendo una tregua, finalmente asistirá para no tensar sus opciones de conquistar Génova en el futuro.

Tras el armisticio, Casado no tendrá más remedio que mostrarle a Ayuso una 'mesa del diálogo' similar a la que tanto critica.

Participaciones de loslectores

Másdebates