Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Gobernar en coalición implica aceptar que los objetivos son comunes"

Las vicepresidentas primera y segunda del Gobierno, Nadia Calviño y Yolanda Díaz, durante la sesión de control al Gobierno del pasado 13 de octubre de 2021 en el Congreso.

Las vicepresidentas primera y segunda del Gobierno, Nadia Calviño y Yolanda Díaz, durante la sesión de control al Gobierno del pasado 13 de octubre de 2021 en el Congreso. / DAVID CASTRO

Un pacto de coalición entre dos partidos cuyos diputados han sido elegidos en candidaturas separadas y programas distintos deben aceptar que los objetivos del gobierno son comunes, unificados, soslayando el origen partidista.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los políticos deben obrar de manera coherente si no quieren perder el apoyo del electorado. La dificultad de las coaliciones se pone de manifiesto cuando los miembros del Gobierno están más dominados por los intereses electorales de su partido que por el verdadero bien común que, se supone, les animó a colegiarse para conseguir reformas que beneficien a sus votantes y/o militantes, ya que ellos en solitario no tienen los apoyos suficientes.

Si la lealtad con el socio no es sincera y se intenta desgastarlo (que es lo que sí se espera de la oposición, no de tu socio, del cual te pueden diferenciar los métodos, pero no los fines) el éxito del gobierno coaligado peligra. Actuando de manera oportunista, lo más probable es que los dos resulten mermados en su intención de voto.

Dado que en el ADN de la naturaleza partidista esta conquistar el poder y tratar de mantenerlo tanto como sea legalmente permitido. Los partidos colegiados, los que comparten un mismo espacio más aún, deben mantener un cuidado extremo de no dañar deliberadamente a su socio, atribuyéndose el mérito de las medidas que venden para un determinado electorado.

Se debe tener en cuenta que todo está en incesante evolución; las campañas electorales se diseñan con programas que en parte ya saben que no podrán cumplir en su totalidad, ni en letra de lo prometido.

Mantener una actitud inflexible, como está sucediendo con la reforma laboral, remitiéndose a la literalidad de la palabra 'derogar', cuando en realidad es una reforma que tiene que estar en consonancia con el espíritu de los objetivos que se persiguen, para cuya consecución es necesario hacer las adaptaciones que la hagan viable según la correlación de fuerzas en pugna del momento.

Participaciones de loslectores

Másdebates