19 feb 2020

Ir a contenido

Carta abierta a Oriol Junqueras

Nil Magaña

Garraf

El exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, candidato de ERC para el 21-D 

El exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, candidato de ERC para el 21-D  / JON NAZCA (REUTERS)

Estimado Oriol:

En primer lugar, lamento mucho que haya tenido que seguir estos comicios desde la cárcel. Siempre es triste estar en prisión, por una u otra causa.

He leído con avidez el programa electoral de su partido y la verdad es que no me aporta datos concretos de lo que hará con mis impuestos, algo que, para mí, es lo más importante, más allá de generalidades que suenan muy bien, excepto lo de la Banca pública, que no comparto. No obstante, las ideas que proclama su partido en el programa electoral, fundamentalmente la implementación de la república adornada de cierto contenido social, (ya existente en Catalunya, por otra parte, a través de la legislación propia de Catalunya, la española y la europea), ha obtenido menos votos que un partido que defiende no romper el status quo actual aunque sí implementar los cambios necesarios para hacer que Catalunya crezca cómoda en el marco legislativo actual. Todos los analistas parecen coincidir en una reedición del bloque independentista que seguiría buscando implantar la república como prioridad. Sin embargo, nada parece indicar que el otro bloque esté dispuesto a ceder en ninguna de las pretensiones que persigan separar este territorio del resto.

Resumido el problema, parece que las soluciones a aplicar por unos y otros seguirán siendo las mismas. Y es obvio que no han servido hasta ahora, y nada hace pensar que aplicar las mismas recetas conduzca a situaciones diferentes. Pero quizá la solución sea más sencilla de lo que parece, si todos, como es de rigor en cualquier negociación, ceden en sus pretensiones pretendidamente inquebrantables en favor de los ciudadanos a los que dicen servir.

Usted ha escrito: "el futuro lo tendremos que construir entre todos y para todos". Seguro que conoce el juego de unir 9 puntos, regularmente dispuestos sobre un papel, con solo 4 trazos y sin levantar el lápiz. Es imposible conseguirlo si uno, mentalmente, no se percata de que la solución está, precisamente, en salirse del cuadro que forman esos 9 puntos. Salirse del problema y verlo con cierta perspectiva, criterio, sentido de estado o, lo que me parece más importante, poniendo al ciudadano y sus necesidades como centro de cualquier decisión política, ayudará sin duda a encontrar propuestas y recetas distintas a las aplicadas hasta ahora, cuyos efectos todos hemos sufrido.

Pues bien, visto así, aquí va mi propuesta: le propongo que llame a Inés Arrimadas. Pídale que le visite, (o espere al día 4, día en que, estoy convencido, usted regresará a Barcelona) y tenga una cita con ella. ¡Acumulan 68 escaños! Convengan una copresidencia (alternativa de 1 año para cada uno ocupando el otro la vicepresidencia) con un programa social y económico estable, de básicos. Convengan dejar a un lado por un tiempo los grandes temas políticos, que aportan muy poquito a los problemas del día a día de los ciudadanos.

Medite sobre ello. Podría parecer una estupidez en primera lectura, una ingenuidad en segunda e incluso una locura en la tercera, pero le animo a pensar en las consecuencias de esta propuesta en los ciudadanos, en la prima de riesgo, en la seguridad jurídica de cara a la economía, etcétera, etcétera.

Sueño con ver a la gente en la calle repitiendo el abrazo que ustedes se darían para celebrar ese acuerdo. Es muy probable que sus bases no lo entendieran. Nadie dice que sea fácil, pero puede hacerse, y la política internacional está llena de casos similares, en los que se puso al ciudadano como prioridad, dejando de lado cualquier propuesta de base inquebrantable.

No lo intente, señor Junqueras. Hágalo o no lo haga, pero no lo intente. Pero que no tengan que replicarle un día, cuando diga que no pudo creer en esta opción: "Ya, por eso has fallado, por eso ya no formas parte de la solución".

Participaciones de loslectores

Másdebates