Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Alemania da un ejemplo a España"

Armin Laschet, candidato de la CDU-CSU,  y Olaf Scholz, candidato del SPD.

Armin Laschet, candidato de la CDU-CSU, y Olaf Scholz, candidato del SPD.

Se han celebrado las elecciones en Alemania y los resultados indican que el partido socialista ha ganado, aunque con un margen muy estrecho sobre la derecha, encabezada por el sucesor de Merkel. Es decir, que va ser necesario un pacto y un gobierno tripartito con los verdes y los liberales. Pero la diferencia entre España y Alemania es que allí, en Alemania, ambos partidos, socialista y derecha, no van a pactar de ninguna manera con Alternativa Alemana, partido de ultraderecha. Ambos partidos, al igual que liberales y verdes, tienen bien claro que, pese al apoyo popular, más de un 10% del electorado, hay que poner un cordón a la ultraderecha y que no van a contar con ellos aunque sus votos fueran necesarios y que, si fuera necesario, se repetirían las elecciones.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Esa es la diferencia con nuestro país. Aquí, en España, la derecha no tiene, como se ve en Madrid, Murcia y Andalucía, ningún miramiento ni problema en pactar con la ultraderecha y llegar a acuerdos que recorten derechos y libertades, y es más: esta derecha española está asumiendo, sin ningún decoro, postulados de esa ultraderecha fascista y xenófoba , lo cual indica que en el fondo, tal vez, la derecha española actual sea heredera de esa dictadura franquista que tanto daño hizo a la democracia española o, peor, que sea la parte interna del iceberg que es Vox. Algunos dirán que los socialistas también pactan con Bildu y los separatistas, pero eso es falaz e hipócrita, porque es el argumento que Vox y PP quieren enfatizar para así esconderse en sus propias hipocresías y sus intenciones de recortar la democracia y sus valores. ETA, por suerte, acabó, y Catalunya no es separatismo, es un problema político donde debe primar el diálogo y la búsqueda de soluciones. La ultraderecha española no quiere soluciones, solo quiere y se regodea en la crispación y el odio. Por eso Alemania aparta a la ultraderecha.

Participaciones de loslectores

Másdebates