Ir a contenido

Gente corriente

Victoria Molina: "Familias enteras vienen a Cracovia para ver a sus hijos"

Fue a estudiar a Polonia y se quedó. Ahora enseña Cracovia en inglés, castellano e italiano.

Óscar Hernández

Victoria Molina, guia turística catalana que vive y trabaja en Cracovia, en un barpolaco de Les Corts.

Victoria Molina, guia turística catalana que vive y trabaja en Cracovia, en un barpolaco de Les Corts. / Elisenda Pons

Si por el extraño vínculo entre Catalunya y Polonia alguien se anima a visitar Cracovia, una maravillosa Praga en pequeñito que bien vale un billete de avión de bajo coste, y se apunta a un tour gratuito en castellano por la ciudad, .puede que entonces descubra a una guía que le desvelará los secretos de  la ciudad como un cuento. Sus gestos, su mirada, sus manos y, sobre todo, sus palabras dibujan con precisión todos los detalles de esta bella ciudad medieval. Se llama Victoria Eugenia Molina Fernández (Barcelona, 1978) y ejerce de llave de Cracovia.

-Llegó a Cracovia y se quedó.

-Yo había estudiado Humanidades en la Universitat Pompeu Fabra y luego hice un máster de relaciones internacionales porque me quería meter en algo de la Unión Europea. En el 2003, con 24 años, me decidí a venir seis meses a estudiar a la Universidad de Cracovia. Y me gustó tanto que al cabo de seis meses volví otra vez. Luego descubrí que mi abuelo había estado haciendo negocios aquí en los años 70. Hasta me regaló un diccionario de bolsillo que todavía conservo.

-¿Y lo de meterse a guía?

-Mi pareja, que es polaco, me ofreció sacarme el título de guía. Estuve dos años aprendiendo polaco con una profesora. Parece latín. Estudie Historia e Historia del arte. Llevo dos años trabajando de guía. Y enseño la ciudad a entre 60 y 90 personas cada día.

-¿Cómo consigue que le presten atención durante más de dos horas?

-Porque me apasiona mi trabajo, Procuro no repetirme nunca. Aunque tienes una especie de guión estructurado, intentas sacar cosas nuevas y adaptarte al público. Si hay un músico, pues hablo de música. Cada grupo es diferente. Y yo guío grupos en español, italiano e inglés.

-¿Lo peor que le ha pasado como guía?

Siempre lo paso bien. Aunque recuerdo una vez que se apuntaron solo tres personas al Tour de  la Cerveza en Cracovia, Se presentaron dos y una de ellas no bebía. Pero les expliqué toda la ruta igual.

-¿Lo mejor?

-Cuando llegan familias enteras para visitar a un hijo o a una hija que está estudiando Medicina o Ingeniería en Polonia. No vienen de grandes ciudades, sino de  pueblos, como unos de Linares (Jaén). Vienen  todos juntos, hasta con los abuelos, para ver al chico. Se apuntan al tour y demuestran mucha curiosidad por la historia de la ciudad y por la cultura. Eso me encanta. Te das cuenta de que hay mucho nivel en España.

-¿Ha descubierto por qué llaman polacos a los catalanes?

-Hay varias teorías. Hay quien cree que viene del siglo XIX porque Napoléon llevaba soldados polacos cuando entró a España pòr Catalunya. También hay quien piensa que la relación puede estar en las luchas de  los polacos por su independencia.

-¿Cómo ven los polacos a los españoles?

-Los definen con tres palabras; fiesta, siesta y mañana. Creen que llegamos siempre tarde y que no nos gusta trabajar. Pero es curioso que sin embargo les gusta mucho ir a Catalunya de vacaciones, sobre todo a Tossa de Mar y a la Costa Daurada. Conocen perfectamente  nuestras playas.

-Venda Cracovia.

-Aquí se come muy bien y barato, Las sopas son buenísimas. Además, es la ciudad donde nació Polonia y fue la capital hasta el siglo XVII. Es una ciudad medieval. Además es la ciudad del papa Juan Pablo II por excelencia. Por eso viene mucha gente religiosa.

-Muchos quieren ver el campo de concentración de Auschwitz.

-Sí y preguntan sobre este campo y la segunda guerra mundial. La pena es que preguntan poco sobre lo que pasó antes. La historia y la cultura anteriores son muy ricas.