Ir a contenido

BUZÓN CIUDADANO

Un paso de cebra sin peatones (y con platanero)

Un viejo árbol y tres postes impiden cruzar la calle con normalidad

GERARD OLIVER / BARCELONA

Una persona en silla de ruedas ante los obstáculos del paso peatonal

Una persona en silla de ruedas ante los obstáculos del paso peatonal / CESAR CID

En la intersección de las calles Pujades y Àlaba, cerca de la estación de metro de Bogatell, existe un paso cebra que no pueden usar los peatones. Para cruzar de un extremo a otro de la calle hay que sortear (saliendo del espacio asignado) cuatro obstáculos verticales situados sobre la acera, en mitad del paso: dos postes de señalización vial, un poste eléctrico y un platanero. Además, la rampa de acceso a la acera está desplazada hacia la derecha, fuera de las líneas que lo delimitan.

Margarida Solé, periodista de 69 años de El Prat de Llobregat, había pasado por allí en varias ocasiones, y siempre le había llamado la atención este error urbanístico. No le había dado mayor importancia hasta que, a causa de una operación en el pie, se vio obligada temporalmente a usar silla de ruedas. Entonces, se dio cuenta de la gravedad de esta barrera arquitectónica. “Me parece impresentable que se ubique un paso de peatones en estas condiciones. Con ese árbol en medio, ¿por dónde puede pasar una persona con muletas o en silla de ruedas?”, se pregunta. Y añade, indignada, que esa no es la única barrera arquitectónica que ha detectado en la calle Pujades. “Parece que no se esmeraron mucho a la hora de urbanizar esa zona”.

¿Cómo puede ser que haya un platanero en medio de un paso cebra? No hay respuesta al parecer para esta pregunta. “Muchos de los árboles que hay en Barcelona son muy antiguos, por lo que seguramente ya estaba allí cuando se urbanizó la calle, y para respetarlo asfaltaron a su alrededor”, aventuran fuentes del Ayuntamiento de Barcelona. Estas mismas fuentes aseguran que están al corriente tanto del problema que presenta el paso de cebra como del estado general de la calle Pujades, y que se están estudiando varias soluciones. “Esta zona está pendiente de reurbanización y cuando se lleve a cabo se arreglará todo”, admiten.

Pero ¿cuándo? Las mismas fuentes reconocen que la actual situación del Gobierno municipal, que aún está pendiente de aprobar los presupuestos, puede demorar las mejoras previstas. Aún así, prevén ponerse manos a la obra a lo largo de este año. Queda por ver si entre las soluciones del Ayuntamiento está una simple reubicación del paso de cebra o si, por el contrario, le ha llegado la hora al viejo platanero. 

0 Comentarios
cargando