Sondeo preelectoral del GESOP

Encuesta: El PSC ganaría las elecciones en Catalunya tras la irrupción de Illa

  • El candidato socialista da un vuelco al tablero electoral y supera a ERC y JxCat a un mes de los comicios

  • Las izquierdas podrían formar una alternativa a la mayoría independentista, que se mantendría

Encuesta: El PSC ganaría las elecciones en Catalunya tras la irrupción de Illa

Infografia El Periódico

Se lee en minutos

Las elecciones catalanas del 14 de febrero, que la próxima semana tienen que pasar aún el filtro de una pandemia que parece desbocada, ya no son solo cosa de dos. El intento de petrificar los bloques que han polarizado el tablero político en la última década se ha dado de bruces con una sorpresa inesperada. La irrupción de Salvador Illa como candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat ha dado un vuelco a la carrera hacia las urnas.

Apoyado en su gestión del covid y de las vacunas, el todavía ministro de Sanidad ha situado en cabeza a los socialistas, cuando hace apenas un mes iban terceros, lo que aprieta el pulso electoral entre PSC, ERC y JxCat a poco más de un mes para los comicios. Cinco semanas que servirán para comprobar si Illa, que quiere aferrarse al cargo en el Gobierno hasta que comience la campaña, es capaz de sostener esta ola favorable, en la que hay nada menos que un 36% de indecisos.

Según la encuesta preelectoral del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para EL PERIÓDICO, el PSC ganaría las elecciones con el 24,1% de los votos y 34-35 escaños (ahora tiene 17). El relevo in extremis de Miquel Iceta por Illa como presidenciable hace que los socialistas crezcan 5,2 puntos y siete escaños desde el sondeo de diciembre y rebasen a Esquerra y Junts, que pierden fuerza. Los republicanos de Pere Aragonès lograrían el 20,9% de los sufragios y 32-33 diputados (hoy tienen 32), un punto y tres diputados menos que un mes atrás. Los posconvergentes de Laura Borràs obtendrían el 19% de las papeletas y 29-30 parlamentarios (ahora tienen 34), cuatro décimas y un parlamentario menos que hace un mes. Al margen de la intención de voto, el 45,3% de los catalanes creen que será ERC la que ganará las elecciones y solo un 11,3% opinan que vencerá el PSC.

¿Cómo se explica este vuelco? El desembarco de Illa en la precampaña catalana ha conseguido que el PSC retenga mayor cantidad de votantes de los que retenía Iceta, y a su vez ha logrado atraer a más electores de todas sus formaciones limítrofes, a diestra y a siniestra. La fidelidad de voto socialista, del 71,5%, supera de largo a las del resto de partidos, mientras que todas las fuerzas independentistas ven resentido, en al menos medio punto, su porcentaje de fieles. Pero los más perjudicados por el cambio de candidato del PSC serían los 'comuns', pues casi tres de cada 10 votantes de Catalunya en Comú-Podem escogerían ahora la papeleta de Illa.

Jéssica Albiach, que hace solo un mes lograba una fidelidad de voto del 62%, solo conservaría ahora al 38% de quienes votaron a Xavier Domènech en 2017. De ahí que los 'comuns', que hoy tienen 8 escaños y en la encuesta anterior tenían expectativas de mejora, perderían un punto y medio en esta ocasión y retrocederían hasta los 6-7 diputados. Además de por la izquierda, el PSC daría un buen mordisco por la derecha y atraparía a uno de cada cuatro votantes de Ciutadans y a una décima parte de simpatizantes del PP.

El partido naranja, que ganó las últimas elecciones autonómicas, no logra frenar su sangría, que se ha acentuado con la llegada de Illa, y se desplomaría hasta los 12-13 escaños, uno menos que en diciembre y un tercio menos de los 36 diputados que obtuvo en 2017. Solo uno de cada cuatro votantes de Inés Arrimadas hace tres años apoyaría hoy a Carlos Carrizosa, mientras que una décima parte migrarían a Vox y otros tantos, al PP. Los populares cosecharían una tímida recuperación, de 4 a 6-7 parlamentarios, pero también ceden a la ultraderecha a una cuarta parte de su electorado. De hecho, Vox araña un escaño al PP desde diciembre y se sitúa en 5-6 representantes, amenazando de 'sorpasso' a la lista de Alejandro Fernández y su flamante número dos, Lorena Roldán.

Entre el electorado independentista, la entrada de Illa ha provocado cierta desorientación, pero no altera el pulso que mantienen ERC y JxCat, cuya distancia a favor de los republicanos se ha estrechado siete décimas en un mes y ahora es de 1,9 puntos. La fortaleza de Borràs, que entre los votantes secesionistas supera a Aragonès en el cara a cara, indica que Junts mantiene las opciones de imponerse de nuevo a Esquerra el 14-F. No obstante, con estos resultados, el 'president' en funciones continuaría teniendo en su mano la llave de la gobernabilidad: podría reeditar el Govern actual con JxCat apuntalado por la CUP o alumbrar una alternativa con socialistas y 'comuns'. De hecho, en la horquilla más alta, PSC y ERC sumarían mayoría absoluta por sí solos.

Te puede interesar

En medio de este pulso, la nueva candidata de la CUP, Dolors Sabater, debuta con mejores expectativas que su antecesor y podría duplicar los 4 escaños actuales de los anticapitalistas. De hecho, la mayoría independentista en el Parlament se sostendría por el crecimiento de los 'cupaires', pero ya no sería tan holgada como pronosticaban sondeos anteriores (se movería en una horquilla de 68-71 escaños). En votos, el objetivo de sobrepasar el 50% se alejaría porque la suma de las fuerzas secesionistas cae tres puntos respecto a diciembre, hasta el 45,3%.

Ficha técnica del sondeo

Empresa responsable: GESOP

Técnica de investigación: entrevistas telefónicas asistidas por ordenador.

Ámbito territorial: Catalunya.

Universo: Población residente, mayor de edad y con derecho de voto.

Muestra: 801 entrevistas.

Tipo de muestreo: estratificado por dimensión de municipio, con selección aleatoria de las personas según cuotas cruzadas de sexo y edad.

Margen de error: +/-3,5% para un nivel de confianza del 95% y p=q=0,5.

Trabajo de campo: del 4 al 7 de enero de 2021.