Ir a contenido

EIXAMPLE

Anna Vives, diseñadora con síndrome de Down: "Siempre encuentro gente que me ayuda"

Esta finalista del Català de l'Any 2013 creó un tipo de letra y da nombre a un premio al talento en lla diversidad

Carme Escales

Una cosa es caminar por el Eixample, y otra, caminar con el Eixample en los pies, dentro y fuera de ese distrito. Eso último es lo que se puede hacer si se calzan unas zapatillas Geox cuyo diseño ha pasado por las manos de Anna Vives (Barcelona, 1985), vecina del Eixample. Fue la primera de tres trillizos -Maite y Pau compartieron útero con ella- en salir a la luz. Ella lo hizo con síndrome de Down. Pero ese condicionante no impidió que en el año 2012, de su puño y letra surgiera el diseño de una tipografía que luego fue digitalizada y que han utilizado y utilizan célebres firmas de todo el mundo y que acumula miles de descargas en todo el mundo.

Su hazaña le valió la candidatura a finalista en los premios Català de l'Any, en el 2013, y hoy sus diseños despegan en múltiples iniciativas como la de las zapatillas de Geox, en las que "hay personas, letras y el Eixample", expresa la vecina de ese distrito, que dibujó las manzanas de su distrito para "enseñar Barcelona" en el calzado.

LOS CRUASANES DEL ABUELO

Anna Vives y su familia, en cierto modo, viven en el Eixample, porque fue el barrio en el que el abuelo paterno abrió un negocio de cruasanes. "Estaba en la calle de Aragó, muy cerca de Entença (donde viven)", explica la madre de Anna, Montserrat Bassas. Vives cruasantería era el nombre del comercio que todavía hay muchos vecinos que recuerdan, pues habían degustado muchas de sus pastas.

El abuelo Vives había llegado a la ciudad desde su pueblo natal, Moià, demostrando que la emprendeduría ya formaba parte de la familia. A raíz de la creación de la tipografía Anna Vives, la Fundació Itinerarium, surgida para acompañar capacidades y talento de personas con diversidad funcional, se ha convertido en un referente en Catalunya para personas con necesidades especiales. De ahí que desde ella se pongan en marcha este año los premios Anna Vives que pretenden lanzar un reconocimiento social a entidades, empresas o personas que fomentan el talento de esas personas con necesidades especiales. El próximo jueves, 25 de mayo, se darán a conocer y los entregará el president de la Generalitat, Carles Puigdemont.

UNA VUELTA POR EL BARRIO

A Anna Vives le acostumbra a sonar el despertador a las ocho de la mañana. "Mi padre me prepara un bocadillo o, a veces, me lo preparo yo", explica. A continuación, le espera una jornada hasta las cinco de la tarde, como diseñadora en la Fundació Itinerarium. "En el barrio tenemos parada de tres líneas diferentes de metro -detalla-. Tenemos Entença, de la línea azul; Rocafort, de la roja, y Tarragona, de la verde", dice. "Para ir a trabajar, yo cojo la roja y cambio a la lila en Universitat, hasta la parada de Verneda", señala.

Se nota que Anna Vives realiza actividades en el Eixample. "Cuando vamos por la calle, hay gente que yo ni conozco que la saluda por su nombre", apunta su madre. "Cuando alguna vez me he perdido, le doy el teléfono a alguna persona de la calle para que le expliquen a mis padres dónde estoy", concreta ella. "Siempre encuentro a gente que me ayuda cuando lo necesito y a la que yo doy las gracias", añade.

La confianza se extiende aún más en la finca en la que vive, empezando por Pere, el portero, y vecinos como Anna García, una joven que a raíz de un ictus tiene limitadas sus capacidades y escribe cuentos solidarios. "Y la hermana de mi padre, mi tía, que también vive en nuestra escalera", indica la joven diseñadora.