PROYECTO EDUCATIVO

Un juego de rol desarrollado en Catalunya gana el World Summit Youth Award

El objetivo de 'SmileUrbo' es gestionar una pequeña población en crisis

Presentación de ’Smile Urbo’, el proyecto catalán que ha ganado el premio World Summit Youth Award, en la categoría de educación.

1
Se lee en minutos
GEMMA VARELA / BARCELONA

Los ocho jugadores de 'SmileUrbo' -un juego de rol interactivo desarrollado en Catalunya- tienen un reto: gestionar un pueblo que pasa por un momento crítico. El desafío no es sencillo. Cada uno representará un personaje -desde el alcalde hasta un campesino- y para avanzar en el juego deberán colaborar, teniendo en cuenta indicadores como el paro, el coste de vida y el medio ambiente.

El proyecto se ha alzado con el World Summit Youth Award en la categoría de Educación. El jurado del concurso, que este año se ha celebrado en Sâo Paulo (Brasil) y ha recibido 1.900 propuestas de 140 países, ha destacado que "SmileUrbo' es una excelente herramienta  para enseñar a tomar decisiones equilibrando el beneficio personal y el comunitario".  

EL CASO REAL

Alesksandra Zemke, socióloga polaca afincada en Barcelona y creadora del juego, se inspiró en un caso real, el del pueblo de Osiek, en Polonia. "Después de dejar atrás la época comunista, Oseik lo tenía todo para evolucionar económicamente. Sin embargo, la falta de consenso entre la población dificultaba su desarrollo", explica Zemke. La socióloga, impulsora de la oenegé SmileMundo, asegura que "el proyecto incide en aspectos que no se enseñan en la educación formal, como la capacidad de diálogo y la gestión de grupos".

Como curiosidad, Zemke destaca que a través del juego se refleja "claramente" muchos aspectos de la cultura. "Los españoles, por ejemplo, son más dinámicos en el debate, pero tienen menos capacidad de análisis que los polacos", explica. Además, añade que los abuelos que han jugado a SmileUrbo son los participantes más abiertos y colaborativos.

Noticias relacionadas

CONTRA LA DESIGUALDAD 

Uno de los objetivos del World Summit Youth Award, dirigido a jóvenes emprendedores, es combatir las injusticias sociales a través de las nuevas tecnologías. Se trata de un certamen que premia iniciativas que promueven los Objetivos de Desarrollo del Milenio, establecidos en el año 2000 para luchar contra la pobreza, las desigualdades y la degradación medioambiental.