Energía

La Comisión Europea se compromete con Repsol a evitar la entrada de diésel ruso ilegal en Europa

La titular de energía, Kadri Simson, se ha reunido este jueves con el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz

Kadri Simson

Kadri Simson / AFP / Aris Oikonomou

Sara Ledo

Sara Ledo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una semana después de elevar la voz en señal de alarma ante la entrada de diésel ruso en Europa, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, se ha reunido este jueves con la comisaria de energía, Kadri Simson. En el encuentro se trataron varios temas, como el hidrógeno, los biocombustibles o la neutralidad tecnológica, y Simson puso sobre la mesa la denuncia hecha por Imaz el viernes pasado sobre la entrada de combustible ilegal en Europa, según confirman fuentes conocedoras del diálogo.

“Espero que las autoridades europeas sean firmes con las sanciones para los productos rusos. Primero porque esto forma parte de lo que está haciendo Europa para presionar a Rusia para frenar la guerra. Y segundo porque es lo justo, pues algunas compañías sí que estamos cumpliendo con las sanciones porque estamos convencidas por una cuestión moral, pero también porque hay un régimen de sanciones”, dijo la semana pasada Imaz durante la presentación de los resultados del primer trimestre de la compañía.

Este jueves, la comisaria avanzó tras la reunión en un tuit su "compromiso" para "cercionarse de que no hay ninguna manera de burlar la prohibición de los productos derivados del petróleo", como el diésel. El 5 de febrero entró en vigor la prohibición de importar productos derivados del petróleo en toda la Unión Europea para tratar de asfixiar financieramente a Vladimir Putin y evitar financiar la guerra. Según ha añadido Simson en el tuit, en marzo el pago de petróleo a Rusia se redujo un 85%, en comparación con las cifras previas a la guerra de Ucrania, aunque siguen siendo de 1.600 millones de euros.

En este sentido, un funcionario de la Unión Europea explica a EL PERIÓDICO que "los Estados miembros son los responsables de la aplicación de las sanciones", no la Comisión Europea. No obstante, añade, que el ejecutivo comunitario “está siguiendo” de cerca la implementación de las sanciones, así como aquellas "prácticas" que podrían tener como objetivo eludir el castigo, como por ejemplo, "las transferencias de barco a barco cerca de las aguas territoriales de la UE”

Según afirma esta misma fuente, Bruselas trabaja en "estrecha colaboración" con los Estados miembros y con las autoridades marítimas para "aclarar" cómo se deben hacer cumplir las sanciones. Según avanza, además, la Comisión Europea se está "acercando" a terceros países para plantear "posibles prácticas de elusión" con el apoyo del "enviado de la UE en sanciones" designado recientemente, David O'Sullivan.

El consejero delegado de Repsol citó en su denuncia de la semana pasada a Turquía y Marruecos como países 'coladero' del diésel ruso; mientras que la agencia Bloomberg afirma que la India está en camino de convertirse en "el mayor proveedor de combustibles refinados de Europa" este mes, al tiempo que "ha comprado cantidades récord de crudo ruso".

Certificado comunitario

El gobierno español se comprometió la semana pasada a investigar "que está ocurriendo" con la llegada de los combustibles. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, reconocía entonces que en principio "los papeles" con los que vienen esos combustibles "acreditan su procedencia correcta", pero añadía que ante la sospecha "corresponde investigar si esos papeles son los correctos y si los productos que importan son de dónde dicen que son o si son de otra procedencia y hay algún tipo de irregularidad".

Entonces, fuentes del departamento de Ribera afirmaban que la vicepresidenta enviaría una carta a la comisaria Simson para proponer la creación de un certificado de garantía por parte de la Comisión Europea que acredite "no solo (el origen) de los puertos, también de las refinerías de donde sale el producto o del exportador de las minas de carbón". Este jueves, fuentes del ministerio para la Transición Ecológica descartaron hacer ningún comentario sobre si la misiva había sido enviada.