Desigualdad

La inflación se ceba en los más pobres

Oxfam Intermón denuncia que el IPC reduce un 30% más el poder adquisitivo de los hogares pobres que de los ricos

Pobres en el mercado de la Llibertat, este diciembre.

Pobres en el mercado de la Llibertat, este diciembre. / ALBERT BELTRAN

2
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

La escalada de la inflación como consecuencia del conflicto en Ucrania y la pandemia se ceba especialmente en los más pobres. Según el último análisis de la oenegé Oxfam Intermón titulado 'La desigualdad no se va de vacaciones', la inflación "reduce el poder adquisitivo de los hogares más pobres un 30% más que el de los más ricos".

Tras una tasa del nivel general de precios del 10,2% en junio, el nivel más elevado en 37 años y una encuesta de condiciones de vida que indica que la población en riesgo de pobreza o exclusión social aumentó el 27,8% el primer año de pandemia --la cifra más elevada en 5 años--, el índice de precios de consumo (IPC) cae como un jaro de agus fría sobrelos más vulnerables.

Y, la vez, algunos sectores, como el financiero, el farmacéutico, el energético y el alimentario disparan sus ganancias, según el informe. La oenegé asegura que "los ingresos de las cuatro energéticas más grandes del país crecieron el 34% entre 2020 y 2021". Y agrega: "Solo las centrales hidroeléctricas y nucleares habrían generado entre marzo de 2021 y marzo de 2022 más de 6.500 millones de beneficios extraordinarios".

A juicio de esta organización, los datos demuestran que "la inflación sí que entiende de clases, castigando a unos más que a los otros, ya que la vida es más cara para aquellas personas que menos recursos tienen", según Ernesto García, coordinador de Recuperación Justa en España de la oenegé. "La diferente composición de la cesta de la compra y el fuerte aumento de precios de bienes esenciales como la energía perjudica especialmente a los hogares de colectivos más vulnerables", añaden. En los hogares de menor poder adquisitivo "hoy es un 14% más caro mantener el mismo patrón de consumo que antes de la pandemia. Mientras que en los hogares más acaudalados, el precio de la cesta de la compra también ha aumentado, pero un 11%".

Por lo que respecta al alza de la energía y su impacto, Oxfam Intermón estima que, solo en el primer trimestre de 2022, el 35% de los ingresos de estos hogares han ido destinados al pago de energía. También afecta a muchos hogares de clase media-baja, donde casi un 4%, es decir, 75.019, han destinado más del 50% de sus ingresos a hacer frente a esta partida.

Noticias relacionadas

Antes de la subida de precios, casi la mitad de los hogares podían ahorrar y, tras la subida de precios, se estima que solo tres de cada 10 lo pueden hacer. Se observa que manteniendo la misma cesta de la compra, la capacidad de ahorro empeora 3,5 veces más entre los hogares más pobres.

Oxfam Intermon asegura que las medidas del Gobierno sirven "para evitar lo peor, pero no son suficientes". Por eso aconsejan actuar sobre los impuestos sobre los beneficios extraordinarios, reforzar el ingreso mínimo vital (IMV) o el apoyo a los autónomos, pymes y empresas incentivando la transición energética. También defienden a medio plazo políticas de protección social, así como medidas enfocadas al mercado de trabajo y el apoyo al tejido productivo, el cuidado de los hijos y garantizar políticas de protección y apoyo a les persones refugiadas, entre otras.