Consejo de Ministros

Calviño evita aún comprometer ayudas para el coche eléctrico de VW

La ministra de Asuntos Económicos califica de "hito importante" la aprobación del Perte por parte de la Comisión Europea

Calviño evita aún comprometer ayudas para el coche eléctrico de VW
3
Se lee en minutos
R. M. S.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, eludió este viernes ningún tipo de compromiso por parte del Gobierno para hacer llegar subvenciones al grupo Volkswagen para impulsar la producción de coches eléctricos en las factorías españolas. Calviño calificó, no obstante, de "hito importante" la aprobación por parte de la Comisión Europea de las ayudas para el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) del vehículo eléctrico y conectado. Según este plan, el Gobierno podrá distribuir en el sector del automóvil un total de 4.300 millones en ayudas para impulsar la transformación de las actuales fábricas de automóviles.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, se preguntó a la vicepresidenta si tras la aprobación del Perte en Bruselas el Gobierno estaba ya en condiciones de afirmar que el grupo VW tendrá ayudas públicas para fabricar el coche eléctrico en Navarra y Martorella. Calviño destacó que la aprobación de las ayudas permite "seguir dando pasos" para encarar la fase de finalización del Perte y así, poder convocar las ayudas. A este respecto y tras la confirmación del grupo Volkswagen de que su decisión de producir eléctricos en España dependerá de los incentivos gubernamentales, la representante de la cartera de Economía afirmó que el proceso se hará respetando "escrupulosamente" los principios de igualdad de trato y transparencia que establece la normativa de la gestión de los recursos públicos.

Calviño recordó que el Perte del vehículo eléctrico, el primero aprobado por el Gobierno, tiene una inversión prevista total de 24.000 millones para el periodo 2021-2023. Así, contará con una contribución pública de 4.300 millones y prevé movilizar inversiones privadas por importe de 19.700 millones, con el objetivo crear el ecosistema necesario, incluyendo a toda la cadena de valor, para la fabricación de vehículos eléctricos y conectados a la red y convertir a España en el 'hub' de Europa de electromovilidad.

Noticias relacionadas

Seat lleva tiempo en el diseño de una transformación que llevará a la compañía a producir coches eléctricos a partir de 2025. La intención es que el 25% de los vehículos que se vendan en el 2026 ya dispongan de un motor eléctrico (también en versión híbrida). Pero Herbert Diess, máximo responsable de Volkswagen, ya se apresuró el jueves a advertir de que la decisión final de producir coches eléctricos en España "depende de las condiciones generales y de la ayuda pública". Esa transformación del grupo Seat en fabricante de coches eléctricos requerirá una inversión del orden de los 159.000 millones de euros en cinco años, de los que 56.000 millones serán para digitalización de procesos.

Que Seat sea la marca adecuada para producir coches eléctricos depende también de las decisiones estratégicas del propio grupo, que hasta ahora ha primado especialmente a las plantas alemanas para situar la producción de vehículos más atractivos y de mayor valor añadido. Así, la planta de Wolfsburgo producirá la versión eléctrica de ID.3, el Trinity. En Hanóver ensamblarán el Audi Artemis, la gama VW ID. En Leipzig se producirán los modelos de Porsche, en Bruselas el Audi Q8 e-tron, en Salzgitter se harán las baterías. Las plantas españolas de Seat en Martorell y la de VW en Landaben aspiran a producir un compacto y la gama de SUV eléctricos. Todo depende ahora de las ayudas recibidas para reevaluar las inversiones y el plan de negocio en torno a la futura actividad del automóvil en España por parte del grupo Volkswagen.