Energía

El Gobierno aprueba este martes el decreto que suaviza el recorte a las eléctricas

El Ejecutivo mantiene su pulso con las eléctricas a las que les ofrece eliminar el recorte a cambio de que mantengan precios bajos en sus contratos a plazo fijo

Teresa Ribera interviene en el Congreso

Teresa Ribera interviene en el Congreso / JOSÉ LUIS ROCA

Sara Ledo
Juanma Romero
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Consejo de Ministros prevé aprobar este martes un nuevo real decreto ley que aliviará el recorte del Gobierno a los ingresos de las eléctricas por el alza del precio del gas siempre que estas apliquen "precios razonables" en sus contratos a plazo fijo, según confirman fuentes del Ejecutivo a EL PERIÓDICO. La medida llega dos semanas después de que el Congreso de los Diputados convalidase la norma que recorta los ingresos de las centrales nucleares, hidroeléctricas y renovables que hayan internalizado el precio del gas, calificado como "histórico" por Podemos. Y lo hace, además, en un momento de máxima tensión entre los socios de la coalición por cuestiones como la reforma laboral.

Entonces, el portavoz de la formación morada, Pablo Echenique, envió desde la Cámara Baja un mensaje dirigido expresamente al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán: "Mientras los escaños de Unidas Podemos sean decisivos nunca más un real decreto ley del Gobierno va a llevar el logotipo del oligopolio eléctrico", aseguró. Este martes el Gobierno suavizará el 'hachazo' que tanto han criticado las eléctricas, pero mantendrá el pulso echado con ellas al no dar el brazo a torcer como pretendían.

El último episodio, después del sonoro desplante de Iberdrola y Endesa en la subasta de energía renovables, fue el ultimátum de Iberdrola. La eléctrica advertía con vehemencia en un comunicado publicado el jueves pasado que mantendrá los precios a la industria (previos a la subida de la luz) si el Gobierno daba marcha atrás a las dos normas que reducen los denominados 'beneficios caídos del cielo' que reciben las eléctricas por sus centrales hidráulicas, nucleares y renovables. Esto es el recorte por el alza del gas (el real decreto ley aprobado hace dos semanas) y también por la subida del CO2 (proyecto de ley en estado de tramitación parlamentaria).

El presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez-Galán, incluso retaba al Ejecutivo al asegurar que "todo el mundo se puede equivocar por falta de información y rectificar es de sabios". Sin embargo, el Gobierno sigue adelante con su plan, como ya adelantó hace dos semanas EL PERIÓDICO, de suavizar el recorte para no penalizar a la industria. De esta forma, las eléctricas tendrán la opción de elegir: o mantener los precios bajos y así evitar el recorte de sus ingresos o modificar al alza los contratos a precio fijo pero recibiendo el 'hachazo'.

La norma incluirá, además, un mecanismo de "reporting y supervisión obligatorio muy detallado" para dotar de mayor transparencia y control en la formación de los precios de la tarifa eléctrica, así como una ampliación de la cobertura del bono social eléctrico (luz) y térmico (calefacción). En el caso del bono eléctrico crecerá del actual descuento del 25% al 60% para los consumidores vulnerables y del 40% al 70% para los vulnerables severos hasta el próximo 31 de marzo. Cabe recordar que este descuento es financiado por las compañías eléctricas.

Además, la norma también duplica el presupuesto para el bono social térmico durante este 2021, como anunció este fin de semana el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, alcanzando los 202,5 millones de euros, y la ayuda mínima se incrementa desde 25 euros a 35 euros por consumidor vulnerable.

Cerca de 1,19 millones de consumidores están acogidos al bono social eléctrico en España, un descuento directo en la factura de la luz para aquellos usuarios considerados vulnerables bajo la tarifa regulada de la luz (PVPC) que es la que está indexada a la evolución del mercado mayorista. Y, por eso son estos usuarios, junto con los consumidores industriales, los que están más expuestos a las subidas disparatadas del precio de la electricidad. Estos consumidores deben solicitar la ayuda, atendiendo a unos ingresos mensuales mínimos estipulados. Por otra parte, el bono social térmico (solo para invierno) afecta a todos los hogares con bono social --sin necesidad de solicitarlo-- pero en vez de aplicarse mediante un descuento en la factura lo hace a través de una especie de 'cheque'.

Además, este martes también se prorroga el bono social eléctrico por covid hasta el 28 de febrero, lo que supone dar cabida al descuento del 60% (antes del 25%) a personas en desempleo, erte, con jornada reducida por cuidados o con algún miembro de la familia en esas circunstancias y que no se alcancen unos ingresos mensuales mínimos en el conjunto de la unidad familiar.