Empleo

Calviño abre la puerta a subir el salario mínimo a final de año

  • La vicepresidenta económica avanza que el Gobierno estudiará en septiembre si revisa al alza el SMI y cuánto, dependiendo de la evolución del empleo

Calviño abre la puerta a subir el salario mínimo a final de año

EUROPA PRESS/E. Parra. POOL (Europa Press)

4
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La vicepresidenta primera y responsable económica del Gobierno, Nadia Calviño, ha abierto la puerta a subir el salario mínimo este mismo año y que ello tenga efecto a partir de otoño. Calviño ha puesto por primera vez fecha a la revisión del SMI este mismo año -será en septiembre- y ha abierto la puerta a que dicha revisión sea al alza, si bien anteriormente se había mostrado reticente a tocar este suelo salarial a corto plazo, arguyendo que ello podría lastrar el crecimiento del empleo. "La evolución [del empleo] es muy favorable, si se mantiene esta tendencia podemos considerar subir el salario mínimo lo que queda de año", ha declarado. Así se ha manifestado este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Actualmente el salario mínimo interprofesional se sitúa en los 950 euros al mes (en 14 pagas) y lo cobran 1,5 millones de trabajadores en España.

"A la luz de cómo evolucione el mercado de trabajo en las últimas semanas, en septiembre veremos si es posible retomar la senda de aumento del salario mínimo interprofesional en la que estábamos hasta la llegada de la pandemia y acordar un alza para los meses finales del año que nos permita seguir avanzando hacia el objetivo del 60% del salario medio que nos hemos fijado para el final de la legislatura", ha declarado Calviño este martes. Subir o no el salario mínimo ha sido durante los últimos meses motivo de pugna interna en el seno del Ejecutivo, con una parte del mismo a favor de continuar este 2021 con la senda de incrementos -con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, como cara más visible- y otra más partidaria de dejarlo en barbecho -con Calviño como principal paladín-. Hasta el punto de que sobre esta cuestión han despachado en Moncloa la líder de Unidas Podemos y Pedro Sánchez en las últimas semanas, aflorando este martes los primeros resultados públicos de dichas conversaciones.

No se cerró a finales del 2020 la cuestión del salario mínimo y durante los últimos meses han circulado los dardos en público y en privado entre varios miembros del Gobierno. En las últimas semanas los sindicatos han apretado para retomar las negociaciones con los agentes sociales, pidiendo por carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una reunión sobre esta cuestión. Todo ello sumado a la insistencia de Yolanda Díaz ha provocado que ya exista fecha para la revisión. La responsable económica del Ejecutivo ha aparcado hasta septiembre el tema -un movimiento de hechos consumados, pues el parón de agosto hacía complicado reactivar en corto esa negociación-, pero se ha mostrado receptiva a aceptar un incremento para los últimos tres meses del ejercicio. "Está claro que la generación intensa de empleo y la subida del salario mínimo es la combinación más potente para conseguir que esta recuperación económica venga acompañada también por una reducción de la desigualdad", ha afirmado. La cuestión ahora está más en el 'cuánto subirá'. En el caso de pensiones y funcionarios, sus nóminas subieron el 0,9%.

El discurso público de Calviño se ha ido modulando, pues hace tres semanas declaraba: "La situación sigue marcada por la incertidumbre y nuestra prioridad debe ser impulsar la creación de empleo", declaró sobre esta cuestión hace tres semanas. Hasta ahora Calviño había lanzado largas sobre la subida del salario mínimo, primero alegando que si este no contaba con el beneplácito de la patronal -no lo tiene- no debía ser acometido. Y luego advirtiendo que un incremento podría lastrar el crecimiento del empleo, que actualmente está resistiendo los envites de la quinta ola y sus nuevas restricciones y que, según los datos adelantados por la Seguridad Social, puede recuperar los niveles de afiliación previos al 2019 este mes de julio.

Los expertos del Gobierno avalan la subida

Noticias relacionadas

El Gobierno había ganado tiempo en esa pugna interna lanzando la pelota para adelante a través de una comisión de expertos, formada por personas designadas desde los ministerios de Trabajo, Economía y Hacienda; entre otros. Dicho grupo elaboró un documento con recomendaciones técnicas para la senda de subidas hasta el final de la legislatura. El resultado de las mismas fue que el salario mínimo debía subir ya este mismo 2021 hasta una cifra final de entre 962 o 969 euros. Y llegar al 2023 a un importe de entre 1.011 y 1.049 euros, dependiendo de la variación salarial de los próximos años.

"Es una buena noticia, pero es una noticia que llega tarde. [...] Era insostenible la situación de un país que, creciendo los precios al 2,7% y su PIB por encima del 6%, congelara el salario de la gente que menos tiene", ha declarado el secretario general de CCOO, Unai Sordo, este mismo martes en reacción a las declaraciones de Calviño. "La vicepresidenta primera rectifica", ha declarado el vicesecretario general de Política Sindical de UGT, Mariano Hoya. Los sindicatos abogan por aprovechar la negociación de septiembre para dejar atado un calendario de subidas para el conjunto de la legislatura y evitar tener que ir negociando año a año incrementos que pueden verse distorsionados por factores coyunturales.