Más de 7,1 millones de euros

La familia Ballbé Anglada, la principal deudora tributaria de la Generalitat en el 2020

  • En el ejercicio del 2020, la Agència Tributaria tenía identificados a 17 personas que debían más de un millón de euros y que entre todos sumaban 36 millones en deudas

Agència Tributària de Catalunya.

Agència Tributària de Catalunya.

1
Se lee en minutos
Gabriel Ubieto
Gabriel Ubieto

Redactor

Especialista en Mercado laboral, empresas, pensiones y las diferentes derivadas del mundo del trabajo

Escribe desde Barcelona

ver +

La Agència Tributaria de Catalunya (ATC) ha publicado este miércoles la lista de sus grandes deudores, aquellos que acumulan cuentas pendientes por encima del millón de euros. Las máximas deudoras entre los catalanes son la familia Ballbé Anglada, concretamente Maria Carmen Ballé Anglada y Maria del Mar Ballbé Anglada. Ambas tienen deudas pendientes por valor de 7,12 millones de euros, a tenor de algo más de 3,5 millones de euros cada una. La familia Ballbé Anglada tienen negocios del sector inmobiliario, vinculados con el alquiler de viviendas y con presencia en la ciudad de Terrassa.

En el ejercicio del 2020, la Agència Tributaria tenía identificados a 17 personas que debían más de un millón de euros y que entre todos sumaban 36 millones en deudas. Las deudas se corresponden a tributos propios, como las tasas del juego; y cedidos, como el de patrimonio o sucesiones y donaciones, entre otros. La cifra de morosos tributarios ha aumentado significativamente de un año a otro, pues en el 2019 había nueve deudores, con importes a pagar que entre todos sumaban 14,8 millones de euros; menos de la mitad que los registrados en el 2020.

Noticias relacionadas

Las Ballbé Anglada han sucedido a Moramar, dedicada a la explotación de salas de bingo, como principales morosas catalanas. Y eso que Moramar ha aumentado en el último ejercicio su pasivo con la Generalitat, pasando de 3,27 millones a 3,37 millones de euros en deudas. Tras las dos integrantes de la familia Ballbé Anglada y Moramar, la cuarta con más tributos pendientes al fisco catalán es Ana Maria Borrell Marín, que tiene pendientes 3,08 millones de euros. Esta mujer tiene o ha tenido inversiones en empresas dedicadas a la ferretería y mobiliario de oficina.

Nozar, la inmobiliaria que era propietaria de la estación de esquí de Boí Taüll y que tuvo que ser rescatada con dinero público por la Generalitat, ha reducido a la mitad de un año a otro su pasivo con la ATC. Si en el 2019 debía 2,2 millones, ahora ha bajado dicha cifra a 1,3 millones.