Inversión en juego

AENA acepta priorizar la reforma medioambiental en la ampliación del aeropuerto

El presidente del gestor aeroportuario advierte de que si no se acepta el proyecto habrá que hacer más escalas en Madrid

Lucena y Mas-Colell, en el acto de Esade de apoyo a la ampliación del Aeropuerto de Barcelona.

Lucena y Mas-Colell, en el acto de Esade de apoyo a la ampliación del Aeropuerto de Barcelona.

3
Se lee en minutos
Eduardo López Alonso
Eduardo López Alonso

Periodista.

Especialista en distribución, comercio, industria, lobis, empresas, farmacéuticas, sector inmobiliario, telecomunicaciones, innovación, logística, infraestructuras, consumo, transporte, energía, sostenibilidad...

Escribe desde Barcelona

ver +

El gestor de aeroportuario AENA está dispuesto a dar prioridad a la reconfiguración de los espacios naturales colindantes en en el caso de una futura ampliación del Aeropuerto de Barcelona. El presidente de AENA, Maurici Lucena, durante un diálogo público celebrado este jueves en Esade con Andreu Mas-Colell, 'exconseller' de Economia y catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, ha aceptado la propuesta informal del profesor de que la primera fase de una hipotética ampliación del aeropuerto de Barcelona-El Prat se centre en la reordenación del espacio natural de La Ricarda, como una forma de "reducir las reticencias ante el proyecto". AENA está dispuesta a invertir 1.700 millones de euros en el Aeropuerto Josep Tarradellas para hacer una nueva terminal y la ampliación de una pista de aterrizaje en 500 metros de longitud, ganados al mar. El proyecto, que afecta a una zona natural protegida del delta del Llobregat, ha recibido la oposición por parte de ayuntamientos de la zona y las dudas de diversos colectivos sobre la idoneidad de afrontar esa inversión en unos momentos de caída del tráfico de pasajeros.

Lucena ha advertido de que en el caso de que no se llegue a un acuerdo institucional para apoyar el proyecto de ampliación se perderá la oportunidad de consolidar el Aeropuerto de Barcelona como un 'hub' o nodo de conexión de vuelos internacionales. "Es sorprendente la diferencia en la recepción de la propuesta de ampliación de los aeropuertos en Madrid y Barcelona", ha dicho el presidente de AENA, que ha asegurado que si solo se amplía Barajas la consecuencia será que en el futuro será necesario hacer muchas escalas en la capital de España y se habrá perdido la oportunidad de consolidar Barcelona como centro aéreo europeo (actualmente es el quinto).

El proyecto de inversión de 1.700 millones de euros de AENA en el Aeropuerto de Barcelona comportaría, según un estudio de la Universitat de Barcelona, que la infraestructura pasaría de suponer el 6,8% al 8,9% del PIB en el 2040, con la generación de 365.000 empleos inducidos. Durante las obras de ampliación se generarían en torno a 20.000 empleos directos. Tanto Lucena como Mas-Colell han defendido la ampliación del aeropuerto por su "poder gravitatorio", entendido como la capacidad para atraer inversiones extranjeras y tener un efecto directo y transversal para atraer talento internacional.

Sobre las dudas que se han planteado sobre la idoneidad de una ampliación de capacidad de vuelos en unos momentos de caída drástica del tráfico aéreo, Lucena se ha mostrado convencido de la recuperación y ha recordado de que el tráfico aéreo se duplica cada 15 o 20 años y que las tendencias demograficas y tecnológicas confirman ésa evolución en el futuro. Además, ha recordado que el impacto medioambiental de la actividad aérea tenderá a reducirse en el futuro de la mano de las nuevas aeronaves basadas en hidrógeno, como las ya anunciadas por Airbus.

Noticias relacionadas

 Los agentes económicos catalanes, en torno a 325 entidades, se han movilizado para pedir la aprobación inminente del plan de ampliación del aeropuerto de Barcelona y han anunciado un acto de apoyo el próximo 2 de junio. Entre las entidades que impulsan el acuerdo figuran la Cambra de Comerç, Barcelona Tech City, Mobile World Capital, el Círculo de Economía, Círculo Ecuestre, RACC , ESADE o UFEC. La ampliación prevista en el Plan Barcelona consiste en una nueva terminal satélite y la ampliación de 500 metros de una de las pistas paralelas. La inversión estimada es de 1.700 millones de euros en el periodo 2022-2026. La ampliación permitiría pasar de una capacidad de gestión de 55 millones de pasajeros a unos 70 millones. Una ampliación de ese tipo debería contar con el beneplácito de Bruselas, que debería aceptar las razones de bien general y aprobar el plan de compensaciones medioambientales por la transformación del parque natural del delta del Llobregat.

Sobre la posibilidad de que el incremento de capacidad aérea de Catalunya se centrase en la ampliación del Aeropuerto de Girona o el de Reus, Lucena ha recordado que aunque ambas infraestructuras se mejoren nunca se crearía el 'hub' internacional deseado.