Recortes en la banca

El BBVA inicia el proceso para un ere en España con miles de afectados

  • CaixaBank y los sindicatos constituyen la mesa de negociación y se volverán a reunir el próximo martes

Una persona realiza una gestión en el cajero de un banco, una de las excepciones establecidas en el Real Decreto que declara el estado de alarma en España por el COVID-19.

Una persona realiza una gestión en el cajero de un banco, una de las excepciones establecidas en el Real Decreto que declara el estado de alarma en España por el COVID-19. / EFE

2
Se lee en minutos

El BBVA ha convocado este martes a los sindicatos a una reunión el viernes para comenzar a negociar el ere en las sucursales y las oficinas centrales en España que anunció a finales de enero. El banco no ha dado cifras aún, pero algunos analistas estiman que el recorte de plantilla podría afectar a unos 3.000 empleados sobre un total de unos 23.300 en el país (quedan excluidos de este proceso los en torno a 6.000 que trabajan también en España en sociedades que son orgánicamente independientes como la aseguradora, la gestora de activos o el 'call center'). 

La plantilla del banco ascendía a 123.174 personas en más de 30 países al cierre del año pasado. Su consejero delegado, Onur Genç, aseguró a finales de octubre que el BBVA no planeaba ningún ajuste excepcional de plantilla, más allá de mantener el ritmo habitual de unas 3.800 salidas de empleados al año en todo el grupo, pero su discurso cambió a finales de enero y anunció que preparaba un recorte sustancial de gastos en su red en España y en los servicios centrales que se decidiría y comenzaría a aplicar en el primer semestre de este año. "Tenemos el serio compromiso de revisar nuestra base de costes, especialmente en mercados de bajo crecimiento", aseguró.

En una carta enviada a los empleados, el banco ha afirmado que su objetivo es "explorar conjuntamente fórmulas que permitan minimizar el impacto en la plantilla" y que afronta el proceso "con actitud dialogante, con el compromiso" de guiarse "por criterios de objetividad y con la voluntad de llegar al mejor acuerdo posible para todos". El sector bancario, ha argumentado, "se encuentra en un contexto de profunda transformación marcada por una enorme presión competitiva, bajos tipos de interés, la adopción acelerada de los canales digitales por parte de los clientes y la entrada de nuevos actores digitales", lo que hace "imprescindible" reducir costes para la "competitividad y la sostenibilidad del empleo a futuro".

Ajuste interminable

Noticias relacionadas

La crisis del coronavirus ha acelerado los procesos de recorte de plantilla en que la banca vive inmersa desde la anterior crisis financiera iniciada en 2008, tanto por factores coyunturales (el estallido de la burbuja inmobiliaria entonces y la pandemia ahora) como estructurales (el menor uso de las sucursales por la digitalización y la baja rentabilidad por los bajos tipos de interés del Banco Central Europeo).

CaixaBank y los sindicatos han constituido este martes la mesa de negociación para su ere y se volverán a reunir el martes de la semana que viene en Madrid y el martes de la siguiente en Barcelona. Se espera un ajuste de entre 7.000 y 8.000 personas, aunque el banco no dará cifras hasta el próximo encuentro como pronto. Unicaja y Liberbank también preparan un ere para cuando ejecuten su fusión y en los últimos meses se han pactado 1.817 salidas en Sabadell y 3.572 en Santander.