Informe AMB

Un trabajador de la Barcelona metropolitana necesita ganar 1.322 euros para llegar a final de mes

  •  La AMB presenta un informe en el que destaca que la vivienda, ya sea de alquiler o de hipoteca, se come casi la mitad del sueldo de los barceloneses

  • Uno de cada tres trabajadores de la conurbación barcelonesa cobra menos que esos 1.322 euros mensuales de media

Una camarera lleva bandeja con bebidas en un restaurante de la Malvarrosa

Una camarera lleva bandeja con bebidas en un restaurante de la Malvarrosa / EFE

Se lee en minutos

Una persona que viva y trabaje en el área metropolitana de Barcelona necesita, como mínimo, un sueldo de 1.322 euros para poder llegar a final de mes. El coste de la vida en la capital catalana y sus ciudades vecinas se ha encarecido notablemente en los últimos años, concretamente el 26% en el último lustro. Uno de los principales motivos de ese mayor coste de las necesidades básicas del día a día es el precio de la vivienda. Esta factura se come a final de mes casi la mitad de los ingresos de un hogar de la Barcelona metropolitana, tal como refleja un informe publicado este martes por la Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB).

El coste de vivir en la conurbación erigida entorno a la capital catalana va mucho más allá de los 950 euros que fija oficialmente el salario mínimo inteprofesional (SMI) para toda España. Ya los superaba el salario de referencia que surgió del primer estudio elaborado por la AMB en el 2016 para estudiar como las rentas y las necesidades vitales evolucionaban en los aledaños del delta del Llobregat. Por aquel entonces el cálculo que les salió a los técnicos era de 1.048 euros; este 2021 ha subido a 1.322,52 euros.

Y no todas las nóminas se ha adaptado con la misma celeridad a esa súbita escalada de precios. Según recoge el estudio, el salario principal en uno de cada tres hogares está por debajo de esos 1.322 euros. Ganar por debajo de los mínimos suficientes para costear las necesidades básicas se conoce como 'pobreza laboral'. Es decir, trabajadores que, pese a tener un empleo y un sueldo, no ganan lo suficiente para no estar en riesgo de exclusión social. 

Entre algunos colectivos es una realidad extendida, como, por ejemplo, entre los trabajadores temporales. Uno de cada dos empleados con menos de un año de antigüedad en la empresa donde trabajan ganan por debajo de ese salario mínimo de referencia que traza la AMB. Una proporción que se mantiene en sectores como el comercio, la hostelería o la seguridad privada.

La vivienda, la gran devoradora de nóminas

La vivienda es la principal factura a la que los barceloneses destinan gran parte de su sueldo, en un contexto de alza acelerada y sostenida de precios en los últimos años, con nutridos beneficios entre los inversores inmobiliarios. El techo, ya sea de alquiler o de hipoteca, se come un tercio de la nómina de los habitantes del área metropolitana. A lo que, sumados los costes de las facturas de luz, agua, gas y otros, eleva el gasto al 45,2% de los ingresos de un hogar barcelonés.

Te puede interesar

El precio de la vivienda en el área metropolitana ha crecido de manera acelerada e intensa en los últimos años. Desde el primer informe de la AMB hasta el último, solo el pago del alquiler o de la hipoteca ha aumentado el 34,6% en el último lustro. Si en el 2016 una familia destinaba de media 613 euros mensuales a ello, en el 2020 la factura ascendía a una media de 825 euros. Cifra que escala hasta los 966 euros mensuales si solo se tiene en cuenta Barcelona ciudad. 

Si bien gastos como un techo bajo el que dormir y vivir se han encarecido notablemente durante los últimos años y consume gran parte del sueldo de los vecinos de Barcelona metropolitana, hay otros gastos que sí se han reducido. Entre estos, los menos, destaca la reducción del 20% en los costes de transporte, facilitado por la última ampliación zona tarifaria en la red pública de la AMB.