Nuevas perspectivas

El grupo ruso Svetofor aterrizará en España con supermercados 'low cost'

  • Los establecimientos pertenecerán a la cadena Mere, ya presente en Rumanía, Alemania y Polonia

  • La familia Schneider, propietaria de la empresa, prefiere mantener un perfil bajo y evita el contacto con los medios

La cadena rusa de supermercados Svetofor   Foto de Vitali Ilin

La cadena rusa de supermercados Svetofor Foto de Vitali Ilin

3
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

No hace falta devanarse los sesos para caer en la cuenta de que se trata de algo especial, completamente alejado del concepto de supermercado que reside en la cabeza del consumidor europeo. En un apartado y hasta siniestro rincón del barrio de Ismáilovo, en el noreste de Moscú, literalmente aprisionado entre una autopista, unas vías de tren y una torre de alta tensión, se alza un característico edificio de usos múltiples construido durante la era soviética. Y sobre la aséptica fachada, adherido casi con desgana, un semáforo horizontal, el logo empresarial, junto al eslogan de la compañia: 'Svetofor, la tienda de los precios bajos'

Ya en el interior, tras superar a un vigilante que apura su almuerzo a la vista de todos y recuerda a los visitantes, con escaso sentido de la autoridad, la obligatoriedad de cubrirse el rostro con una mascarilla, viene la sorpresa: más que en supermercado, el lugar tiene el aspecto de un gigantesco almacén para mayoristas, con cajas de productos apiladas por doquier, estantes industriales y etiquetas de los precios adheridas a toda prisa con celo. Un techo de uralita cubre el espacio, reforzando la atmósfera de provisionalidad que preside el lugar.

Nada de productos de delicatessen, nada de carnes o pescados frescos cuidadosamente expuestos en mostradores, nada de frutas y verduras de aspecto irreprochable. Tan sólo cámaras frigoríficas donde se ofertan congelados a precios imposibles en el centro moscovita: el paquete de carne picada de pavo se vende a poco más de un euro la unidad, el de pollo, incluso cuesta menos. A unos metros de distancia, se amontonan decenas de tetrabriks de zumo de pera o voluminosas cajas de galletas y dulces, adquiribles también por una cantidad similar.

Implantación en España

El grupo ruso de alimentación Svetofor (en castellano, semáforo) tiene previsto implantarse en los próximos meses en España, a través de la cadena de supermercados Mere, su división europea, según ha informado recientemente Andréi Murzov, su director general en nuestro país. Madrid, Murcia, la Comunidad Valenciana, Catalunya y Andalucía son las regiones donde la empresa pretende abrir establecimientos. No será el primer estado de la UE en el que abra negocio. Ya está presente en Rumanía, la antigua Alemania del este y Polonia. En el espacio exsoviético, el grupo empresarial es uno de los líderes en el sector de alimentación a precios rebajados, con más de 800 establecimientos abiertos en Rusia, Bielorrusia y Asia Central.

Las peculiaridades de la empresa no se limitan solo al modelo de negocio. Sus propietarios, los hermanos Schneider, de Krasnoyarsk, una ciudad industrial de poco más de un millón de habitantes en el corazón de Siberia, mantienen un perfil bajo y discreto, muy alejado del patrón de oligarca flamboyante y ostentoso que tanto se prodiga en el mundo empresarial ruso. "Son gente muy cerrada; me quedé muy sorprendida cuando me dí cuenta de que ni siquiera cuentan con un servicio de prensa", explica a este diario una reportera de la edición rusa de Forbes que prefiere el anonimato. En su página web, se ofrece la dirección de las oficinas centrales en la población siberiana, pero ni siquiera existe un número de teléfono.

Noticias relacionadas

La extrema discreción de la familia Schneider puede obedecer a varias razones. Rusia es un país de escasa seguridad jurídica, donde se han registrado infinidad de casos de empresarios con conexiones políticas o altos funcionarios que, aprovechándose de su posición ventajosa, se hacen con el control de negocios asentados y prósperos de la competencia. Sin ir más lejos, Serguéi Galitsky, fundador de Magnit, otra cadena de supermercados a precios rebajados, vendió en el 2018 sus acciones al banco estatal VTB, a un precio inferior al del mercado, en medio de intensos rumores sobre presiones a su persona para que abandonara el negocio.

Además, Svetafor es un grupo "muy dividido en sociedades jurídicas separadas" con el objetivo de "reducir los pagos en impuestos", razón por la cual no parece recomendable una excesiva visibilidad, pese al gran éxito de la empresa, explica la reportera de Forbes.