Plan de ajuste voluntario

El Corte Inglés prepara la salida de hasta 3.000 trabajadores

  • La cadena de grandes almacenes presentará el plan a los sindicatos este sábado

  • El motivo se debe a la caída de ingresos de la compañía por la pandemia

Fachada de El Corte Inglés de la plaza de Catalunya de Barcelona

Fachada de El Corte Inglés de la plaza de Catalunya de Barcelona / ELISENDA PONS

Se lee en minutos

El Corte Inglés va a realizar un gigantesco ajuste en su plantilla que aspira a convertirse en el mayor realizado en la historia de la compañía. La cadena de grandes almacenes presentará este sábado un plan voluntario de reordenación de la plantilla que afectará a un máximo de 3.000 empleados, de un total de 63.000 trabajadores, según ha avanzado El Confidencial y ha podido confirmar El Periódico en fuentes del mercado. La reorganización afecta exclusivamente a El Corte Inglés SA, es decir, a los grandes almacenes, no a filiales como Viajes El Corte Inglés.

La compañía realiza esta reordenación laboral para adaptarse a las nuevas circunstancias y adecuar sus recursos a las nuevas necesidades después de una fuerte caída de ingresos registrada durante el último año debido a la pandemia del coronavirus. El confinamiento obligó al grupo que dirige Marta Álvarez a cerrar todos sus centros, a excepción de la parte de Alimentación, entre los meses de marzo y junio; y posteriormente, también se vio afectado por las restricciones puestas en marcha por las distintas comunidades autónomas, que han seguido limitando la actividad de maneras muy variopintas, y por la gigantesca caída de turistas, grandes consumidores del grupo. En concreto, entre los meses de marzo y mayo, El Corte Inglés perdió 510 millones de euros.

La decisión de reducir personal, tomada por el Consejo de Administración de la compañía, se presentará este sábado a los representantes de los trabajadores CC.OO, UGT, FASGA y FETICO en una reunión telemática a las 11 horas para, posteriormente, crear una comisión negociadora adhoc. En este caso, al contrario de lo ocurrido en otras ocasiones, no hay un target definido todavía, según fuentes conocedoras del plan, sino que se trata de un plan de bajas voluntarias dirigido a los empleados de la compañía que lo consideren atractivo. Tampoco está definida la fórmula jurídica con la que se pondrán en marcha estas salidas, ni el coste que tendría para la empresa. "El mejor escenario sería que se tratase de un ere (expediente de regulación de empleo) voluntario en el que negociamos unas condiciones y a quienes les gusten, las cogen", reconoce el Secretario General de Fetico, Antonio Pérez.

Te puede interesar

La última vez que la compañía realizó un ajuste lo hizo bajo la batuta de su anterior presidente Dimas Gimeno en el año 2017 con un "plan de desvinculaciones voluntarias" que afectó a un total de 1.341 trabajadores, con un coste para la empresa que alcanzó los 178 millones de euros. Con el coronavirus, el grupo entero presentó un expediente de regulación temporal de empleo (erte) por fuerza mayor para 26.000 empleados; 22.000 empleados de los grandes almacenes, 2.000 de la firma de moda Sfera y 1.900 trabajadores de la filial de Viajes El Corte Inglés.

Los grandes almacenes siguen siendo el corazón del negocio para el grupo, a pesar de que la empresa esté envuelta en una transformación que apuesta claramente por la diversificación. La compañía quiere dar protagonismo también al área logística y aprovechar la infraestructura con la que ya cuenta, que es la que da servicio a sus centros comerciales y supermercados. Potenciar su filial Sicor, que engloba los servicios integrales de seguridad, limpieza, etcétera, para ofrecerlos a terceros, con márgenes comerciales más altos. Y, sobre todo, en hacer crecer su negocio 'online' para poder ofrecer los mismos servicios que en sus almacenes a todos sus clientes pero a través de Internet.