fusión frustrada

Los analistas opinan: cara para BBVA, cruz para Sabadell

Los expertos prevén que el banco vasco premie al accionista pero le desaconsejan crecer en Turquía

Auguran un futuro retador a la entidad vallesana al haberse excluido el Santander de las fusiones

Sucursales del BBVA y el Sabadell en Madrid. 

Sucursales del BBVA y el Sabadell en Madrid.  / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos
P. Allendesalazar

La ruptura de las negociaciones de fusión entre el BBVA y el Sabadell no debería suponer un gran contratiempo para el primer banco, pero deja al segundo en una situación compleja. Así lo han estimado este viernes los principales analistas profesionales de la banca española, lo que se ha reflejado en el distinto comportamiento bursátil de las dos entidades: el banco de origen vasco ha liderado el Ibex 35 con una subida de más del 4,99%, mientras que el catalán se ha convertido en el farolillo rojo de la sesión con un desplome del 13,58%.  

"Valoramos positivamente que los gestores (del BBVA) hayan sido disciplinados en el precio ofrecido a Sabadell", ha acertado a resumir Alantra. "Vemos esto como negativo para Sabadell, ya que BBVA tiene otras opciones en las distintas geografías donde opera", ha abundado JB Capital Markets.

Tras el anuncio de la venta de su filial en Estados Unidos el lunes de la semana pasada, una operación por la que ingresará 9.700 millones de euros y que le permitirá ganar 8.500 millones de capital, el BBVA aseguró que se le abrían varias opciones como aumentar la remuneración al accionista (vía dividendos o recompra de acciones, lo que eleva el valor del resto de títulos), crecer por sus propios medios en sus mercados principales (España, México, Turquía y, a mayor distancia, Colombia, Argentina y Perú) o realizar compras en dichos mercados. Una filtración le obligó ese mismo día a admitir las negociaciones con el Sabadell, pero apenas dos días después su consejero delegado, Onur Genç, dejó claro que la adquisición de su rival español era solo una más de las opciones que se barajaban. 

Capital de sobra

El cierre de la venta de la filial estadounidense, previsto para mediados del 2021, va a 'sobrecapitalizar' al BBVA (hasta un nivel de entre el 14,5% y el 15%, según UBS, lo que implica un colchón de entre 7.500 y 9.000 millones sobre la cota del 12% que el mercado considerado adecuado mantener). La mayoría de los analistas prevé que el banco destine parte de ese exceso de solvencia a remunerar a sus accionistas, probablemente mediante una recompra de acciones, una vez el Banco Central Europeo (BCE) levante su veto al respecto.

Pero con algún matiz. Bank of America Merrill Lynch estima que, antes de retribuir a los propietarios, el grupo debería elevar sus provisiones en al menos 900 millones para afrontar las pérdidas que le provocará la crisis del coronavirus. "Dudamos de que el BCE esté todavía en modo de recompra de acciones, por lo que no contendríamos la respiración para un anuncio de recompra en el 2021", han apuntado, por su parte, los expertos del Santander. Alantra, asimismo, estima que el BBVA tiene un tamaño "razonable" en España y puede aumentar el recorte de gastos para ganar rentabilidad, pero no descarta que pueda reanudar las negociaciones con el Sabadell "en algún momento del 2021", una vez cerrada la venta de su unidad norteamericana.

No a Turquía

Noticias relacionadas

Lo que no despierta entusiasmo en el mercado es la rumoreada posibilidad -negada por la propia entidad- de que el BBVA estudie comprar el 50,15% que no controla del banco turco Garanti. Alantra ha destacado que, tras la venta de la filial estadounidense, el peso de los mercados emergentes en el grupo se va a elevar del 42% al 50%. UBS, por otra parte, calcula que la operación podría incrementar el beneficio por acción entre el 15% y el 20%, tras consumir entre 0,75 y un punto de capital, pero cree que a los inversores no les gustaría que Turquía elevase su peso hasta representar en torno al 30% del beneficio del banco.  

En cuanto al Sabadell, los analistas estiman que le deja en una situación complicada porque el único gran jugador del mercado con capacidad para generar sinergias y valor de forma significativa mediante una fusión, el Santander, se ha autoexcluido del actual proceso de concentración en el mercado bancario español. Alantra ha apuntado, además, que la entidad vallesana podría haber pedido una prima excesiva, pero tampoco ha descartado que el BBVA "pudiera haber identificado algún problema" en el balance de la entidad.