POLÉMICA COMERCIAL

Colau vuelve a instar a comprar en tiendas de barrio y no en Amazon

La alcaldesa reitera la petición "a vecinos y vecinas" a apoyar al comercio de proximidad para fomentar la cohesión social en Barcelona

El pequeño comercio alerta de que solo conviene recurrir a 'marketplaces' en el caso de tener un producto propio muy diferenciado

Ada Colau.

Ada Colau.

Se lee en minutos

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se reafirmó este miércoles en su cerrada defensa del pequeño comercio, como activo fundamental para la cohesión social en la ciudad de Barcelona. Sin nombrar la palabra 'boicot', Colau ha reiterado la petición "a vecinos y vecinas" que "compren en las librerías y tiendas de barrio antes que hacerlo en Amazon y otras grandes plataformas". 

En declaraciones a EL PERIÓDICO, Colau ha resaltado que "el comercio de proximidad ha sufrido mucho en los últimos meses y es uno de los grandes activos de Barcelona, dando vida e identidad a cada uno de los 73 barrios. Además de generar riqueza y ocupación, las tiendas son espacios de vecindad y de cohesión social". En opinión de la alcaldesa, las grandes plataformas de venta en internet o 'marketplaces' "no pagan impuestos en el país, generan pocos puestos de trabajo y muy precarios, tienen un fuerte impacto ambiental y no dan ningún valor añadido a la ciudad". 

La firme posición de Colau ha sido recibida con "sorpresa" pero no oculta satisfacción por el pequeño comercio y alguna patronal. El presidente de Retailcat, Joan Carles Calbet, reconoce que "en el fondo" está de acuerdo y admite la necesidad de poner freno a Amazon ya que está "haciendo daño al comercio tradicional".

El comercio ve en Amazon un caballo de Troya, un aliado aparente pero competidor imparable que amenaza la supervivencia del comercio tal y como se conoce actualmente. Para Calbet, al comercio independiente solo le conviene vender a través de un 'marketplace' genérico si dispone de un producto propio y muy diferenciado, ya que las multinacionales como Amazon "se aprovechan de la información para hacer competencia desleal y ofrecer esos mismos productos más baratos de manera directa". "Para algunas empresas con marca propia sí puede ser interesante distribuir sus productos a través de Amazon, ya que no te puede dar el salto, pero para las demás es pan para hoy y hambre para mañana", opina Calbet.

Las autoridades de la competencia europeas han concluido efectivamente que Amazon juega ese doble papel. Por una parte, proporciona un mercado en el que los vendedores independientes pueden vender sus productos directamente a los consumidores pero, por otra, vende productos como minorista en el mismo mercado en competencia con esos vendedores. Como proveedor de servicios de mercado tiene acceso a datos comerciales confidenciales como el número de unidades de productos que cada empresa vende y envía, los ingresos que obtienen, el número de visitas a sus ofertas, datos relacionados al envío, reclamaciones de los consumidores y hasta las garantías activadas.

Las declaraciones de Colau han sido criticadas por Foment, como patronal que defiende ante todo la libertad de empresa y que mantiene abierto un conflicto con la alcaldesa por las restricciones a la movilidad en el centro de Barcelona. Por el contrario, la patronal catalana de las pequeñas y medianas empresas Pimec ha instado a la alcaldesa a reaccionar ante la situación de crisis comercial y apoyar a las tiendas de Barcelona, pidiendo a los barceloneses que dejen de comprar a Amazon ya que según Pimec "mientras los pequeños y medianos comercios catalanes tienen que estar cerrados (o abiertos sin vender), el gigante de la venta 'on line' Amazon multiplica sus ofertas y ventas, aprovechando la pandemia y las restricciones que tiene la población".

El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, también solicitó a los barceloneses a que sean "conscientes" de que cada compra en Amazon supone "quitar una oportunidad" al comercio local y "refuerza un modelo de competencia que hace trampas, que no paga todos los impuestos que debe pagar ni al país ni a la ciudad".

Amazon reaccionó oficialmente mediante un comunicado en el que ensalzaba que trabaja con más de 9.000 pymes españolas y que emplea a 9.000 personas en España. La multinacional tiene tres centros logísticos en El Prat de Llobregat, Martorelles y Castellbisbal, un centro logístico urbano en Barcelona, un centro de distribución en Barberà del Vallès y tres estaciones logísticas en Barcelona, Martorelles y Rubí. El Govern ha ensalzado repetidamente la apuesta inversora de Amazon en Catalunya, pero también ha mantenido guiños de apoyo al pequeño comercio y a su modernización en un equilibrio cada vez más complicado. La directora general de Comerç, Muntsa Vilalta, eludió comentar la polémica desatada por Colau entre Amazon y el pequeño comercio. 

Te puede interesar

La actual crisis ha causado el cierre de muchas tiendas y ha facilitado la aparición de tipologías comerciales de subsistencia que devalúan la calidad y diversidad de la oferta comercial. Un ejemplo es la proliferación de tiendas de alimentación no especializadas, las fruterías, las peluquerías, bazares, tiendas de ropa y demás establecimientos más orientados al autoempleo que a las necesidades comerciales de los residentes. 

Frente a este cambio de la oferta comercial pospandémica, Amazon y otras firmas de venta 'on line' han sabido aprovechar el momento con una mejora clara del servicio y los tiempos de entrega (incluso en domingo). La competencia con una plataforma de venta mutiproducto es compleja para un comercio cada vez más dependiente de una solidaridad que choca con el lógico interés de los consumidores a buscar la mejor relación calidad precio de los productos. 

Temas

Comercio