Aida Rodríguez

"En los anuncios las madres son jóvenes pero a veces los padres parecen abuelos"

El salario base de un profesional de la cultura es de 1.564 euros para las mujeres y 1.624 euros para los hombres

Imagen de la actriz Aida Rodriguez Mussach.

Imagen de la actriz Aida Rodriguez Mussach. / JOAN CORTADELLAS

2
Se lee en minutos
Sara Ledo

'Ya es hora de que tengamos de una vez por todas el mismo salario (que los hombres)', gritó la actriz Patricia Arquette al recoger su Óscar en 2015. La reivindicación dio la vuelta al mundo, y es que ni la meca del cine se libra de la brecha salarial. Según la última lista Forbes, el actor mejor pagado del mundo es Dwayne Johnson con 87,5 millones de dólares. La actriz mejor pagada es Sofía Vergara con 43 millones de dólares, la mitad.

El problema, de nuevo, radica en el silencio sobre las retribuciones, lo que dificulta conocer cuál es el salario del compañero. La mejor evidencia fue el hackeo de las cuentas de Sony, hace unos años, que desveló las retribuciones de muchos actores y actrices, entre ellos, el de Jennifer Lawrence y Amy Pascal que descubrieron que cobraron bastante menos que sus compañeros de reparto en el film American Hustle. "No estoy furiosa con Sony, lo estoy conmigo misma, he suspendido como negociadora porque me di por vencida antes de tiempo", reconocía entonces Lawrence públicamente.

Pero no hay que irse hasta Estados Unidos para poner de manifiesto estas diferencias. Según la encuesta de estructura salarial del INE, en España un profesional de la cultura y el espectáculo tiene un salario base de 1.564 euros si es mujer y de 1.624 euros si es un hombre. 

En la presentación a la 'mejor actriz de reparto' de los Premios Feroz 2017, Paula Echevarría presentaba el premio como "esa categoría prácticamente igual a la de actores de reparto de televisión, pero que tiene la pequeña diferencia que se cobra menos". Y hace un año, el humorista Berto Romero se bajaba el sueldo para cobrar lo mismo que su compañera, la actriz Eva Ugarte, en 'Mira lo que has hecho'. "Yo no sabía lo que ganaba él ni él lo que tenía yo en el contrato, pero Berto (Romero) decidió que lo más justo era sumar una y otra cantidad y dividirla a la mitad", explicó Ugarte hace meses en el programa La Resistencia.

Noticias relacionadas

Pero el problema en el mundo del espectáculo no solo es retributivo. La actriz Aida Rodríguez, curtida en Bélgica y Holanda pero con base actual en Barcelona, advierte de que en los anuncios "las madres son súper jóvenes pero a veces los padres parecen abuelos". "De hecho mi hijo con 5 años hizo un anuncio con una 'madre' de 18 años", explica.

Licenciada en psicología, compagina sobre todo producciones propias con  anuncios y locuciones. En ambos casos, existen tarifas en base al personaje que haya que representar y como mucho podría haber diferencias en función del caché, explica. Es decir, todo el mundo cobra lo mismo independientemente de su género. En publicidad, la discriminación no es salarial, sino que el problema reside en la edad si eres mujer. "Las mujeres a partir de los 40 casi que desaparecen; en cambio los hombres, siguen trabajando mucho porque su abanico es mayor. Ellos pueden hacer el papel de padre a los 50, aún siendo calvos y canosos, cosa impensable para una actriz". Y lo mismo ocurre con la voz para los doblajes de ficción o los documentales.