25 nov 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Luca de Meo: "España es clave en la estrategia industrial de Renault"

El CEO de Renault ve en la hibridación el futuro inmediato de la automoción y confirma que sus plantas españolas producirán vehículos híbridos

De Meo no descarta recortes de personal por la delicada situación de la empresa, pero admite buscar todas las alternativas posibles antes que el despido

Àlex Soler

Luca de Meo, CEO de Renault, en la presentación del Mégane eVision

Luca de Meo, CEO de Renault, en la presentación del Mégane eVision / AGENCIAS

El pasado 1 de julio, Luca de Meo tomaba el mando de Renault con el objetivo de levantar la marca tras un período muy oscuro en el seno de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, con escándalos y unos resultados económicos desastrosos. Solo han pasado unos meses, pero la mano del que fuera presidente de Seat ya se nota en el grupo francés. El pasado día 15, debutó en un evento para presentar el Mégane eVision, un prototipo de compacto eléctrico, y el Dacia Spring, el primer eléctrico de la marca, que se convertirá presumiblemente en el eléctrico más asequible del mercado.

Con unos retos tan exigentes, De Meo debe reimaginar la marca del rombo y rediseñar su estrategia en todas las áreas, desde la producción, hasta la electrificación y el desarrollo de nueva tecnología. Todo, sin olvidar la imperiosa necesidad de recortar gastos. En mayo, la compañía anunció un recorte de personal que afectaría aproximadamente a 15.000 trabajadores. De Meo, al tomar las riendas de la marca, dejó caer que podrían ser más. En mayo, no obstante, se dijo que sus plantas españolas no sufrirían recortes y aunque el directivo no lo descarta, tiene claro que "las fábricas españolas funcionan muy bien y las consideramos entre las más competitivas e importantes del grupo". De Meo, en una mesa redonda virtual con periodistas de medios españoles, entre ellos EL PERIÓDICO, ha querido que "España es clave en toda la estrategia industrial del Grupo Renault y ya hemos decidido que los sucesores de coches como el Kadjar los fabricaremos allí". No ha querido referirse De Meo a las negociaciones del nuevo convenio colectivo con los trabajadores españoles, cuya mesa negociadora se constituirá este jueves, dejando en el aire las medidas que la empresa podría plantear.

Luca de Meo, CEO de Renault / AGENCIAS

Respecto a los recortes de personal, Luca de Meo ha admitido que "es difícil prever cómo evolucionará la demanda tras el Covid-19. Cuando anunciaron el plan, hablaron de recortar un 20% los costes fijos, pero tras la pandemia tendremos que recortarlos aún más". "No quiero meter miedo porque necesitamos a gente concentrada, pero tengo que tomar decisiones difíciles", ha añadido. Pese a todo, el directivo italiano ha querido recalcar que Renault busca todas las soluciones posibles antes de despedir a trabajadores. "No empezamos por recortar personal. Es lo más fácil pero queremos ser eficientes y liberarnos antes de las cosas que no nos sirven. La situación de Renault es complicada, ya que el primer semestre se cerró con pérdidas de 7.300 millones de euros, una situación insostenible en un momento en el que el sector del automóvil se enfrenta a una profunda transformación.

Electrificación y papel de las plantas españolas

Con el Renault Zoe como el eléctrico más vendido del mundo tras el Tesla Model 3, el Mégane eVision supondrá el inicio de una ofensiva eléctrica en la que llegarán más vehículos de este tipo. "Ahora solo tenemos un producto pero pronto tendremos tres (Mégane eVision y Dacia Spring) y más tarde llegarán los eléctricos del segmento C. Tendremos muchas cartas en nuestras manos", ha explicado De Meo.

El presidente de Renault confía ciegamente en el potencial de su marca, tanto en lo referente a coches eléctricos como a la hibridación. "La tecnología E-Tech, híbrida y procedente de la Fórmula 1, la considero la más adaptada para el uso del automóvil en Europa. Es una de las mejores soluciones técnicamente y a nivel de coste llegaremos al nivel de los mejores. En el tema de propulsores y motores verdes estamos en una posición muy buena", ha añadido. Su misión será introducir esta tecnología en el mercado de la forma más efectiva posible con una buena estrategia de producto y de comunicación. "No nos hemos vendido bien. Tenemos 10 años de experiencia en el coche eléctrico y somos el número 1 en Europa", ha recordado.

Renault Mégane eVision / Renault

España, en la estrategia de electrificación de Renault, jugará un papel importante en la producción de híbridos. "Vamos a centrar la producción en España en coches como el Captur o el Kadjar, que tienen o van a tener versiones híbridas e híbridas enchufables", ha confirmado De Meo, dejando las plantas francesas como las elegidas para la producción de eléctricos. El Mégane eVision se producirá en Douai, en el norte del país. No obstante, De Meo ha querido reiterar el valor de los híbridos. "Son también eléctricos y el mix de producto futuro estará más basado en híbridos e híbridos enchufables que en los eléctricos", ha confirmado. "El Zoe, sin ayudas, es un coche de 33.000 euros y para democratizar estos coches vamos a tener que reducir mucho los costes, por lo que creo que la próxima ola será híbrida", ha añadido.

El CEO de Renault ha indicado que "en España hay que trabajar para conseguir coches del segmento B más competitivos", y ha alabado su competitividad en cuanto a la producción, aunque insta a la industria española a apostar por la "innovación" y "los nuevos negocios". De Meo considera que en España hay sistemas industriales muy sofisticados. "Recuerdo la planta de Seat y no he visto mcuhas así en Renault", ha admitido antes de insistir en que hay "que concentrar la inversión en tareas y tecnologías con un alto valor añadido. En cinco años, el valor del software va a ser el más alto de largo".

Planta de Renault en Palencia / AGENCIAS

De Meo ha recordado que también hay que tener en cuenta que la infraestructura de carga pública es aún escasa y ha cifrado en un cargador cada cinco coches la medida ideal. Para alcanzar la cifra, ha pedido a los gobiernos un esfuerzo para desarrollar una buena infraestructura. "Nosotros no hicimos las gasolineras, así que no podemos invertir en cargadores. Las autoridades deben acelerar en todo esto", ha sentenciado.

El valor de Dacia

El directivo también ha hablado de Dacia y ha admitido que "es soprendente el rendimiento de su negocio en el mundo Renault. Lo han hecho bien desde el principio". De Meo ha explicado que intentará potenciar Dacia para que "se desarrollen como marca completa y no tengan límites en su posibilidad de desarrollo a nivel de mercado".

Para ello, De Meo quiere reposicionar la marca Renault en el mercado global. Fuera de Europa, en mercados como el brasileño, los vehículos de Renault son modelos de Dacia con el logotipo del rombo. "No es el sitio correcto de Renault. Debemos competir con Peugeot, Opel, Ford... Esa es nuestra liga y cuando eso ocurra podremos meter a Dacia por debajo. Esta es la lógica", ha argumentado, aunque ha añadido que este objetivo es a largo plazo porque se necesitará "como mínimo una generación de producto".

Han pasado poco más de tres meses desde que De Meo tomara la dirección de Renault, pero el expresidente de Seat tiene claro las virtudes y defecto del proyecto que tiene delante y la dirección que hay que seguir para hacer recuperar la estabilidad y la competitividad en un sector en transformación.

Temas Coches Renault